En el marco de la inauguración de Expomin 2016, los máximos representantes de Sonami y el Consejo Minero, Alberto Salas y Joaquín Villarino, respectivamente, se detuvieron a analizar el panorama generado por las reformas impulsadas por el Gobierno, advirtiendo que éstas crean incertidumbre y que no son indiferentes para el mundo empresarial.

Alberto Salas hizo ver que poco se conoce de la dirección y alcance de la reforma constitucional, lo cual genera “indeseados espacios de incertidumbre”, y preocupa a los inversionistas “que requieren certeza jurídica y económica para materializar sus proyectos”, dijo.

El presidente de Sonami también manifestó inquietudes sobre las iniciativas destinadas a invalidar aspectos de la ley de royalty, aprobada en 2010, cuyos recursos se destinaron a la reconstrucción del país después del terremoto. “Si bien es de público conocimiento que nos hemos opuesto permanentemente a gravámenes discriminatorios, como es el caso, creemos que es indispensable, aún por sobre ese planteamiento, descartar una modificación legal semejante, porque de lo contrario dañaremos la confiabilidad y seriedad que se nos reconoce como nación”, sostuvo.

El presidente ejecutivo del Consejo Minero, Joaquín Villarino, señaló por su parte, que hoy nos enfrentamos a un momento político distinto, donde el mundo político en general (gobierno, parlamentarios, autoridades locales) ha puesto sobre la mesa una agenda que no es indiferente al empresariado.

Joaquín Villarino, presidente ejecutivo del Consejo Minero.

Villarino hizo ver que un sinnúmero de reformas ha venido a cambiar las cosas y que la relación entre el mundo empresarial y el político está cubierta por un manto de dudas, ante lo cual llamó a reconstruir las confianzas, para recuperar el camino de crecimiento.

También planteó que la ciudadanía ya no se contenta con ser representada; que los ciudadanos quieren participar directamente en los proyectos, de los beneficios y de la fiscalización. “Esto es un nuevo ciclo, un nuevo fenómeno”, aseveró.

Perspectivas

En cuando a lo que viene para 2016 y más adelante, el presidente de Sonami comentó que la estimación de crecimiento del sector es nula para el presente año: “La producción de cobre será similar a la de 2015, es decir, cercana a 5.800.000 toneladas”, indicó.

Salas añadió que esperan un par de años complejos, “durante los cuales el precio del cobre tendrá una cotización modesta respecto de lo que vimos en los últimos años. A partir de 2018 –si China no señala algo distinto– debiéramos apreciar un repunte en el precio”.

Villarino, en tanto, destacó que “la industria no está improvisando” y que está trabajando mano a mano con el sector público, y en una serie de iniciativas sectoriales.

“Al contrario de lo que he odio, la industria lo hizo muy bien en el ciclo de precios altos”, aportando inversión, crecimiento y empleo, sostuvo. “Y cuando las cosas no han ido tan bien la industria no se ha portado mal”, añadió, puntualizando que ésta ha sabido ajustarse.