Contactada por una compañía minera que requería un mayor control en su sistema de depósito de relaves, la empresa Endress+Hauser implementó con éxito una solución de monitoreo inalámbrica, superando el desafío de la falta de energía en el lugar.

El problema que aquejaba a la minera era el poco control que tenía sobre las tuberías del sistema de peinetas en donde se deposita el relave, pudiendo pasar tiempo antes de notar obstrucciones en algunas de ellas.

Basada en la tecnología WirelessHART, Endress+Hauser desarrolló una solución que permite la medición a distancia y en línea de caudales y presiones.

Pero la implementación de la propuesta diseñada por Endress+Hauser no estuvo exenta de dificultades que sortear: principalmente la distancia en que se encontraban los depósitos de relaves, a dos kilómetros del sistema de control de la mina, y la inexistencia de energía eléctrica para alimentar la infraestructura de medición.

“Eso implicó instalar paneles fotovoltaicos, sumado a una batería. Como parte del diseño, los paneles se sobredimensionaron significativamente, porque el polvo en el sector podría taparlos, quitándoles luz. Si el sistema está muy justo, al cabo de poco tiempo, empieza a tener problemas”, explica Tomás Godoy, Head of Solutions de Endress+Hauser Chile.

La batería fue diseñada para que se descargue no más del 60% de su capacidad, garantizando con esto una mayor duración. “Esto significa que todo sea más grande y más complejo”, puntualiza el ejecutivo.

Para que el sistema opere correctamente, se hicieron enlaces inalámbricos de larga y corta distancia entre las ramas de cada peineta, única manera de superar la complejidad geográfica del lugar.

Rápida instalación

“La instalación del proyecto tardó cuatro semanas, cuando en condiciones equivalentes habría tardado tres meses o más si se tendía un cable de alimentación”, indica el Head of Solutions de Endress+Hauser Chile.

El proyecto se desarrolló bajo la modalidad llave en mano. En suma, consideró ingeniería, especificación de instrumentos, montaje completo en terreno, puesta en marcha, integración y diseño de pantalla del DCS  y las pruebas SAT (Site Acceptance Tests) en terreno. “El cliente verificó todos los puntos y dio su visto bueno”, afirma Tomás Godoy.

“Para hacer esta propuesta de valor a la minera, nos apoyamos en nuestra casa matriz”, enfatiza, destacando el trabajo conjunto entre profesionales de Chile y Suiza, con especialistas de todas las disciplinas involucradas. Este despliegue permitió que no hubiera incidentes en seguridad laboral ni medioambiental, y garantizar la calidad del proyecto.

“El proyecto completo costó del orden de los US$ 600 mil. Con su implementación, Endress+Hauser optimizó el tiempo y considerablemente los costos de las operaciones. No somos sólo un proveedor de productos, sino de soluciones”, subraya el ejecutivo.

Estrategia pro innovación

La solución ofrecida se enmarca en la política de innovación permanente de la empresa a nivel global: “La innovación es un pilar fundamental en nuestra compañía; en particular en Chile, Endress+Hauser cuenta con un  Comité de Innovación permanente, que tiene por objetivo promover la innovación y desarrollo, en conjunto con nuestros clientes. Fuimos elegidos por un estudio de la Universidad de Chile como la empresa más innovadora de Latinoamérica el año pasado, lo que nos llena de orgullo y muestra que lo que hacemos está en el camino correcto”, remarca Tomás Godoy.

“No es que seamos innovadores por casualidad, esto se enmarca en una estrategia global de innovación. De hecho, desde hace años tenemos el Grupo de Premiación de Innovación, que reconoce a los innovadores de la empresa que tienen patentes registradas”, concluye.