(Diario Financiero) Una inversión de alrededor de US$ 9.000 millones es la que espera concretar la minera canadiense Teck en el país en, aproximadamente, siete años más. Y pese a los cuestionamientos que deslizó el CEO de la compañía al proceso de aprobación de proyectos en Chile y dudas sobre cómo se financiará la educación gratuita, Donald Lindsay reafirmó la intención de la empresa de continuar desarrollando proyectos en el país.

La iniciativa prioritaria es la fase 2 de Quebrada Blanca (QB2), su más importante activo en Chile y continuar con los estudios de Corredor, joint venture con Goldcorp, resultante de la unión de los proyectos El Morro y Relincho.

-¿Cuándo tomarán la decisión de invertir en Quebrada Blanca 2?

-Esperamos que sea a comienzos de 2018, si es que todo anda según el plan.

-¿Cuál es la estimación de Capex para este proyecto?

-Pensamos que esto será aproximadamente US$ 4.500 millones a US$ 5.000 millones. De todas formas menos de US$ 5.000 millones, es un proyecto muy grande.

-¿Esto sería una reducción de Capex de entre US$ 500 millones a US$ 1.000 millones respecto de las estimaciones iniciales?

-Esperamos que la reducción de inversión sea un poco más de US$ 1.000 millones, haremos el anuncio detallado sobre los estudios de este proyecto a fines de este año, por lo que para mí es algo pronto para ser más específico sobre QB2.

-¿Existe la posibilidad de parar o disminuir la producción de Quebrada Blanca hasta que se pueda ejecutar la fase 2?

-Habrá algunos traslapes. En Quebrada Blanca 1 está casi agotado el mineral, por lo que la minería está programada para terminar a mediados del próximo año y el cobre se seguirá produciendo unos dos a tres años más hasta el 2020, pero esperamos tener Quebrada Blanca 2 ya en construcción antes de que termine QB1. Habrá un traslape, no será uno perfecto, pero sí uno bastante bueno.

-Sobre Corredor ¿cuándo debería acabar la prefactibilidad?

-Actualmente estamos en una fase en la que nos enfocamos en el relacionamiento con la comunidad, estableciendo buenas relaciones y diálogo y hasta que nos sintamos cómodos de que las comunidades están realmente de nuestro lado y que se sientan parte del proceso de la asociación, no vamos a iniciar formalmente la factibilidad. Anticipamos que aproximadamente a mediados del próximo año sería cuando lo haríamos y tomaría unos 18 meses.

-¿Por qué Teck opta por seguir invirtiendo en Chile considerando los problemas para obtener permisos ambientales y altos costos de las faenas comparado con otros países productores de cobre?

-Si te sientas en mi asiento y ves oportunidades en distintos países en todo el mundo y vas a hacer una evaluación considerando todos los factores, comenzando con la calidad del mineral, la geología misma, la capacidad de construirlo, las habilidades dentro del país, el régimen tributario, todos los factores mirados en conjunto, tenemos una experiencia muy positiva con Chile y la hemos tenido en los últimos 20 años.

Tenemos dos cuerpos mineralizados en los cuales trabajar, las minas están ahí, la fuerza laboral está ahí, el acceso está ahí, la construcción está ahí. Chile tiene una serie de ventajas muy importantes en comparación con el resto de los países, por eso estamos aquí.

-Pero, por ejemplo, en Quebrada Blanca tramita un proyecto de actualización desde mediados de 2014 y todavía está en evaluación ¿no es un proceso demasiado largo en comparación a otros países mineros?

-Siempre nos gustaría ver un proceso más rápido, pero en otros países también puede ser muy largo, incluyendo Canadá. Tuvimos en Canadá un proceso que duró siete años. Así que creo que es muy importante que todos los requerimientos técnicos se completen de manera satisfactoria para todos los involucrados y si eso toma tiempo, bueno, que lo tome.

El gobierno está muy consciente y está trabajando muy constructivamente con nosotros en las dificultades y pienso que estamos muy cerca de obtener el permiso de Quebrada Blanca 1 para seguir con Quebrada Blanca 2.

-En conversación con inversionistas señaló que el gobierno chileno tiene, por ejemplo, una enorme demanda de capital de Codelco, la ley del cobre está bajando y el precio está bajo, por lo que veía difícil cumplir con la promesa de educación gratuita ¿puede profundizar en ello?

-No creo que sea mi lugar comentar los asuntos internos del país. El comentario que usted menciona duró 60 segundos en una sesión de cinco horas lleno de analistas. Es difícil que la gente tenga el contexto correcto, pero nosotros apoyamos mucho lo que quiere lograr el gobierno porque es muy parecido a lo que nosotros mismos hacemos en Canadá. Los otros comentarios sobre el precio del cobre son consistentes con la opinión de mucha gente, de que está débil, está cayendo la ley y se necesita mucho capital. Es una situación difícil y desafiante.

Minera firma acuerdo con ONU mujeres

Onu Mujeres y Teck firmaron un acuerdo por dos años y US$ 1 millón con el que desarrollarán un programa que empodere a las mujeres indígenas de las regiones del norte de Chile, donde el sector minero constituye un eje económico relevante, señalaron desde la empresa. El objetivo es impulsar su bienestar y el del entorno en el que viven, de cara a la Agenda de Desarrollo Sostenible al 2030 de Naciones Unidas.
Destacaron que como consecuencia de inferiores niveles de formación, menos oportunidades laborales y otros factores, la tasa de desocupación entre las mujeres indígenas es de 9,3%, frente al 7% de los hombres.

Asimismo, las mujeres sólo representan un 7% de la fuerza laboral en minería. El número de mujeres indígenas que participa en política también es bajo, con solo 30 concejalas de este tipo de etnias en todo Chile.
El proyecto se centra en la creación de acciones para el empoderamiento social, económico y político de las mujeres de pueblos originarios del norte de Chile, con el fin de fomentar su autonomía y representatividad a partir de un diagnóstico y un proceso participativo continuo.