(Diario Financiero) Énfasis en la generación con energías más limpias, mayor disponibilidad de gas natural y la caída generalizada en el precio de los commodities. Ese es el mundo en el que hoy está inserta la faena de carbón Mina Invierno -ubicada en Isla Riesco, Magallanes-, muy alejada a la realidad de 2010, año en que los grupos Angelini, a través de Copec, y Von Appen ingresaron a tramitación el proyecto.

Contexto adverso que tiene entre las cuerdas a la compañía y que, incluso, hace peligrar su continuidad. Es por eso que Empresas Copec informó a inversionistas que Mina Invierno -de la que posee el 50% de la propiedad- está haciendo un análisis del valor de sus activos.

“Dada la profundización del escenario de bajos precios internacionales de carbón, Mina Invierno está llevando a cabo un test de deterioro, el cual se espera esté finalizado antes del presente cierre anual”, comentó la firma.

Añadieron que dependiendo de los resultados que se obtengan, podría ser necesario, dentro del presente ejercicio, “hacer ajustes importantes a los valores de las cuentas de activo en el estado de situación financiera de Mina Invierno, y por lo tanto, de las cuentas inversión en asociadas y cuentas por cobrar a empresas relacionadas en el estado de situación financiera consolidada de Empresas Copec”.

En conferencia con inversionistas, el gerente de Administración y Finanzas, Rodrigo Huidobro, dijo que el año pasado ya hicieron el análisis en su filial minera, pero no se evidenció deterioro. Esta vez, añadió, “dependiendo de los resultados, podríamos estar en la necesidad de registrar un deterioro que va directamente a los ingresos netos en el nivel de Empresas Copec”.

Eso sí, analistas comentan que, de existir alguna rebaja en el valor contable de los activos, no tendrá efectos en Copec, dado la participación marginal que tiene Mina Invierno en el volumen de negocios.

“Esto lo que hace es demostrar cómo ha cambiado el contexto mundial y lo que sólo hace un par de años fue analizado correctamente como una buena inversión por dos de los grupos más importantes del país, ahora ya no lo es”, opinó un analista que sigue a la firma.

Laguna Blanca, sociedad por la que Angelini y Von Appen controlan en partes iguales la minera, a septiembre de este año registró pérdidas de US$ 46,6 millones, más del doble que los US$ 22,6 millones que perdió en todo 2014.

Carbón en caída libre

La disminución en el precio de las materias primas ha impactado con fuerza al carbón, fuera de todo pronóstico de analistas hace un par de años atrás.

Es que el descenso en el precio de este energético ha sido abismal. En lo que va del año, de acuerdo al indicador API 2 -uno de los más relevantes en esta industria, que establece como referencia el puerto de Rotterdam-, el precio del carbón cayó poco más de 30%, mientras que en un año ha disminuido por sobre el 35%.

La reducción de los precios del carbón, explican expertos, está dada por la entrada en operación de nuevas minas. A esto se suma a la menor demanda china, país que está inmerso en un plan de optimización de sus centrales termoeléctricas, las que ahora necesitan menos carbón para producir la misma energía.

Para enfrentar esta realidad, la empresa tramita un permiso para extraer parte del carbón a través de tronaduras, lo que permitiría disminuir los costos de la faena. Sin embargo, la medida enfrenta oposición de agrupaciones ambientalistas (ver recuadro). También busca aumentar su abanico de clientes y hace algunas semanas despachó carbón a la brasileña Gerdau.