(El Mercurio) La jornada de ayer auguraba una nueva debacle bursátil. Después de caer 8,46% el lunes -y contagiar gravemente a todos los mercados mundiales-, la bolsa china abrió el martes con nuevos descensos, los que se fueron agudizando en la jornada en el mercado de Shanghai, hasta alcanzar una pérdida de 7,63% al cierre. Pero las antípodas horarias jugaron a favor de Occidente.

El Banco Popular de China -el símil del Banco Central- esperó hasta el cierre del mercado local para anunciar la implementación de tres medidas de urgencia, que buscan reestructurar y estabilizar el mercado.

El mensaje era claro: no se trata de una burbuja como la de la década de los noventa, pero la situación sí es preocupante. Incluso para las autoridades chinas.

La señal fue tomada por las bolsas europeas, que abrieron con importantes aumentos. Incluso Chile dejó ayer atrás diez sesiones con caídas seguidas.

En concreto, China planteó una rebaja de 0,25 puntos en los tipos de interés para los préstamos bancarios; un recorte de 0,25 puntos en los tipos de interés para los depósitos, y una reducción de medio punto porcentual al coeficiente de cajas (las reservas) de los bancos chinos.

Rodrigo Ibáñez, subgerente de Estrategia de Banchile, explicó que las medidas buscan estimular la economía a través del mercado financiero. El experto aseguró que las normativas, que comenzarán a regir a partir de este miércoles, rebajan los intereses de los bancos. «El objetivo primordial es promover los préstamos y, por lo tanto, incentivar la liquidez, porque apunta a que fluya el crédito en la economía», dijo. Destacó que no son medidas que intenten atajar o controlar la caída bursátil, sino que más bien el gobierno quiere que haya más crédito y, por ende, más gasto por parte de los ciudadanos.

Luego de anunciadas las reformas, la entidad monetaria remarcó en rueda de prensa que «aún queda mucho trabajo por hacer para asegurar un crecimiento sostenido, para realizar los ajustes estructurales. Por lo tanto, es necesario el uso de instrumentos de política monetaria con cierta flexibilidad».

Aperturas al alza

En tanto hoy miércoles (madrugada en Chile) las bolsas chinas abrieron con leves variaciones positivas y negativas, mientras que el resto de los mercados asiáticos seguían recuperándose del fuerte desplome del lunes y martes. Al cierre de esta edición el Shanghai operaba casi plano y el Shenzhen bajaba 1%.

Dax alemán sube 5% y algunas bolsas europeas viven su mejor jornada de los últimos cinco años

El impacto que generaron a nivel mundial las tres medidas anunciadas por el Banco Popular de China el martes fue inmediato y aliviaron, en parte, las drásticas pérdidas del llamado «lunes negro».

Lo más destacado se observó en Europa, donde algunas plazas registraron su mejor jornada de los últimos cinco años. Tomando como referencia los mercados de mayor envergadura, el Dax alemán lideró las ganancias, alcanzando un alza de 5% de variación, hasta los 10.128,12 puntos.

Su abultado crecimiento también estuvo influenciado por la segunda publicación del PIB del trimestre abril-junio de este año, que ratifica un crecimiento de 0,4%. La siguió de cerca el índice EuroStoxx50, que reúne las 50 firmas más importantes del bloque, que ganó 4,71%. También por sobre el 4% operó el Cac francés, que culminó su operativa en 4.564,86 puntos.

Un informe del banco de inversiones Goldman Sachs aseguró que la situación de China «no empujará a la economía global hacia una recesión». Asimismo, afirmó que su equipo de analistas ve un «importante riesgo de que los mercados estén interpretando exageradamente el colapso de los precios del petróleo y las materias primas como una señal negativa para el crecimiento».

Mientras tanto, la jornada tuvo un desenlaceamargo para la bolsa más grande del mundo: Wall Street. Durante gran parte del día, sus indicadores mostraron importantes alzas. Sin embargo, a media hora del cierre, su tono positivo se transformó en negativo y su principal indicador, el Dow Jones, volvió a caer 1,29%, cerrando en 15.666,44 unidades. En tanto, el S&P 500 bajó 1,35%, y terminó en 1.867,62 unidades. El tecnológico Nasdaq cedió 0,44% y culminó en 4.506,488 unidades.

Ni las cifras de confianza del consumidor, que fueron las mejores de los últimos siete meses, lograron hacer contrapeso para frenar los descensos de última hora en Wall Street.

En el terreno local, la bolsa de Santiago se contagió del optimismo internacional y luego de diez jornadas consecutivas de pérdidas, su principal indicador -el IPSA- culminó el día con ganancias de 1,39%, cotizando en 3.666,4 puntos.

El IGPA, en tanto, subió 1,38% hasta los 17,970,28 unidades.