(El Mercurio) La demanda de futuros empleos que arroja el Catastro de Proyectos de Inversión de la Sociedad de Fomento Fabril (Sofofa), alcanzó en junio pasado a 436.348 plazas de trabajo, las cuales se concretarían con estas nuevas iniciativas. Esta cifra, sin embargo, representa una caída de 9,9% respecto de los empleos que se contemplaban en los proyectos que había a junio de 2014.

«Hasta el momento no vemos cambios en la evolución de la inversión, por lo que si no abordamos los problemas de fondo que están afectando las decisiones en del sector privado, la economía seguirá mostrando una menor capacidad de generación de nuevos empleos», señala Javier Vega, gerente de Estudios y de Asuntos Regulatorios del gremio manufacturero.

La discusión asociada a las reformas que se están impulsando en el país, sumado a algunos factores externos, dice el economista, han afectado las expectativas del mundo empresarial lo que ha tenido impacto en las decisiones de inversión y, de acuerdo a los resultados de este estudio, tendrá impactos visibles en la generación de nuevos empleos.

Los resultados indican que la dotación de personal requerida por los proyectos en la región de Antofagasta disminuyó en 36.281 plazas y en la Región Metropolitana son 21.912 empleos menos en doce meses. En la Región de Valparaíso la demanda subió en 28.876 empleos respecto a junio de 2014.

Con 147.347 vacantes, energía lidera los sectores que demandarán más capital humano durante los próximos años. Le sigue minería, que requerirá contratar a 107.824 trabajadores e infraestructura, que se ubica en tercer lugar con una demanda de 69.829 trabajadores.

De las iniciativas contabilizadas a junio pasado, el mayor volumen de requerimiento de empleos está en las regiones de Antofagasta, Metropolitana y Valparaíso que explican 236.591 empleos de la demanda futura.

El estudio gremial incluyó 786 proyectos activos que representan una inversión total de US$ 179.621 millones. Del total, hay 124 proyectos actualmente en construcción (US$ 38.177 millones); 573 están pendientes de ejecutar (US$ 11.640 millones) y el resto son potenciales proyectos.

Proyectos detenidos

En los proyectos de inversión detenidos debido a obstáculos y factores externos a las empresas, la dotación requerida de personal aumentó desde 104.483 a mediados del año pasado, a 135.870 en junio de este año.

El estudio atribuye este incremento en gran medida a los proyectos paralizados cuya demanda de dotaciones para construir llegó a 59.449 plazas, más que duplicando la cifra de hace un año .

El catastro da cuenta de 48 proyectos cuyo desarrollo y puesta en marcha se han visto detenidos por diversos obstáculos indirectos, los cuales representan un monto de US$ 63.001 millones. De ese número, hay 26 proyectos paralizados (US$ 20.923 millones); nueve postergados (US$ 27.940 millones) y 13 que se consideran definitivamente desistidos (US$ 14.138 millones).

Minería y energía concentran la demanda de capital humano de proyectos detenidos. En el caso de la minería, cuyos empleos estancados suman un total de 74.644, el reporte apunta a Cerro Casale como una de las iniciativas más significativas, no solo por su monto (US$ 6 mil millones), sino porque «dispararía la contratación a un total de 13 mil empleados».

En el sector energía, los proyectos detenidos implican 42.241 plazas de trabajo. Ahí están pendientes megaproyectos de Endesa, como Punta Alcalde e HidroAysén que en conjunto consideran 20 mil empleos. En el mismo rubro, la detención del proyecto de Modernización Ampliación Planta Arauco (MAPA) de Celulosa Arauco y Constitución considera 12.300 puestos de trabajo.

Las regiones de Atacama, Coquimbo y Biobío concentran el 61,6% de los empleos estancados por proyectos detenidos.

[80% de grandes proyectos mineros en evaluación no entrarán en operaciones en corto plazo]