(Pulso) El Ministerio de Hacienda dio a conocer el martes que el Presupuesto 2016 se elaborará con un PIB potencial de 3,6%, es decir, 0,7 puntos porcentuales inferior al 4,3% de 2015, y un precio del cobre de largo plazo de US$2, 98 la libra, también por debajo de los US$3,07 fijado el año pasado. De acuerdo a un informe elaborado por BBVA la reducción de estas variables claves se traduce en que su aporte al Fisco será menor en unos US$1.200 millones, lo que a su vez será compensado por los US$2.500 millones extra que allegará la Reforma Tributaria. Ello permitirá que el gasto público pueda crecer en 2016  4,6% real y 5,8% ley contra ley.

Al respecto, Cristóbal Gamboni, economista de la entidad, puntualizó que “el escenario para el déficit efectivo 2016 sería 2,7% del PIB, lo que equivaldría a aproximadamente US$ 7.100 millones”, mientras que si bien todavía falta conocer la meta que establecerá el Gobierno para converger a balance estructural, “nuestras proyecciones suponen una meta de balance estructural equivalente a -0,8% del PIB en 2016”.

En ese sentido, precisó que “debido a que el próximo año no hay vencimientos de deuda, y el monto de los bonos de reconocimiento debería estar en niveles similares a los de este año (aproximadamente US$ 1.000 millones), la emisión de deuda se ubicaría entre US$ 8.000 y US$9.000 millones. Con esto, no sería necesaria una liquidación de activos de los fondos soberanos”.

Mediano plazo

De acuerdo al informe, para el mediano plazo el escenario fiscal se aprecia aún más estrecho. Esto, porque según lo entregado por el Comité de Expertos del PIB potencial, el crecimiento de largo plazo hacia 2019 se reduce a 3,7% promedio, mientras que por el lado del precio del cobre, dada su reciente evolución, son probables futuros recortes al precio de referencia del metal. Ello afectará los ingresos estructurales de 2017 en adelante.

“Si bien se cuenta con los mayores recursos que inyectará la Reforma Tributaria, estamos a la espera de las modificaciones que se introduzcan y que han sido anunciadas durante esta semana. En especial, queda por observar si los ajustes permitirán alcanzar el objetivo de recaudación en régimen de 3% del PIB”, precisó Gamboni.

Con este estrecho panorama fiscal, BBVA estima que “bajo un escenario de convergencia al balance estructural en 2018, el crecimiento promedio del gasto 2017-2019 estaría en torno a 3%. Esta cifra, a nuestro entender, no sería consistente con los mayores niveles de gasto en los que el Gobierno debiese incurrir para cumplir con sus compromisos de programa”. Por lo mismo, agregan que  se debe seguir con mucha atención qué opción se privilegiará. Por un lado está “el financiar los gastos comprometidos relacionados al programa de gobierno, o cumplir, incurriendo en costos no menores, con la meta de balance estructural. Muy probablemente se optará por una estrategia mixta, que renuncie sólo parcialmente a ambos objetivos”.

Precio del cobre

BBVA destaca que el precio de referencia del cobre se ajusta a la baja por segunda vez desde que existe el Comité de Expertos. Pero parte de este efecto se verá atenuado por los ingresos de la operación renta del próximo año y por el mayor tipo de cambio.

Añaden que una variable poco conocida es el aporte que hace el precio de referencia del molibdeno. “Con un precio promedio efectivo en torno a US$ 7,2 la libra (del molibdeno), el mayor precio de referencia con respecto al efectivo en 2016 aumenta los ingresos estructurales en aproximadamente 0,2% del PIB”, explica la entidad.