(Diario Financiero) El índice compuesto de indicadores líderes de la Organización para la Cooperación y el Desarrollo Económico (OCDE) correspondiente al mes de junio constata un crecimiento económico «estable» en el conjunto de los países miembros salvo China, donde prevé una desaceleración de su economía, informó la institución ayer en un comunicado.

En concreto, el indicador global, diseñado para anticipar los puntos de inflexión de la tendencia de la actividad económica, se mantuvo en junio por segundo mes consecutivo en los 100 puntos.

En el caso de España, el indicador compuesto pasó desde los 101,97 puntos hasta los 101,84 enteros, lo que sitúa el dato por encima del conjunto de los países de la OCDE y del índice de la eurozona, que se quedó por cuarto mes consecutivo en los 100,7 puntos y apunta a un crecimiento «firme».

Crecimiento estable en Europa

En esta línea, los índices de Italia, que repitió en los 100,9 puntos, y Francia, que aumentó desde los 100,7 puntos hasta los 100,8 enteros, también apuntan a un crecimiento firme.

En el caso de Alemania el indicador se mantuvo estable en los 100 puntos, lo que apunta a un crecimiento estable.

Por su parte, los indicadores de Reino Unido (que baja desde los 99,9 puntos a los 99,8 enteros) y de Estados Unidos (que cae desde los 99,5 puntos hasta los 99,4 puntos) señalan que el crecimiento está disminuyendo a niveles cercanos a su tendencia de largo plazo.

En el caso de Canadá, cuyo indicador baja desde los 99,3 puntos hasta los 99,2 enteros, la OCDE ve señales provisorias de pérdida de impulso en el crecimiento.

Los datos de Japón (que sube desde los 100 puntos a los 100,1 puntos) e India (que repunta desde los 99,6 puntos a los 99,7 enteros) reflejan un crecimiento «estable».

Por otro lado, el indicador de Rusia (que baja desde los 98,9 puntos hasta los 98,8 puntos) muestra un crecimiento estable, pero inferior a su tendencia de largo plazo.

Debilidad en Brasil y China

Según la OCDE, el dato de Brasil (que baja desde los 99 puntos a los 98,8 enteros) apunta con más fuerza a un debilitamiento del crecimiento.

Lo mismo ocurre con la lectura de China, que baja desde los 97,5 puntos hasta los 97,4 enteros.