El presidente ejecutivo de Codelco, Nelson Pizarro, dijo que la única razón de que la División Salvador subsista es que da trabajo a 6.000 personas, lo que puede considerarse como el plan de empleo más caro del país, según destaca la nota publicada por La Segunda.

De acuerdo a los sindicatos de Salvador, un empleado recién contratado percibía una renta bruta (incluidos todos los beneficios) de US$33 mil (cerca de $1,8 millón mensual) en 2014.

Y un trabajador contratado con 20 años de antigüedad ganaba unos US$50 mil anuales promedio ($2,5 millones brutos al mes) en 2014.

Los empleados de planta de esta división, comentan los dirigentes sindicales, son 1.250, más 200 supervisores. Todos los demás son subcontratados, especialmente en el área mina donde el 95% de los trabajadores son de ese tipo, agregó.

Con estas cifras, según cálculos propios, la planilla de trabajadores contratados de la división tendría un costo de más de US$48 millones al año, a lo que se debe sumar las alzas salariales por antigüedad y los costos de los subcontratados. Estos últimos perciben rentas mensuales de entre $600 mil y $900 mil si trabajan en la mina, y del orden de los $400 mil como administrativos.

Ahora, los trabajadores de Salvador históricamente han recibido las remuneraciones más bajas de Codelco, comparado con divisiones como Chuqui o El Teniente, señala Eduardo Guevara, presidente del sindicato N°6.

Según sus estimaciones, los trabajadores de esta división perciben una renta bruta anual casi dos tercios menor que las de sus pares.

Rentabilizar

En la nota publicada por La Segunda se resalta que en la estatal afirman que los dichos de Nelson Pizarro son una «fotografía del momento actual de Salvador», ya que la tarea primordial de la minera es rentabilizar la división, más aún con dos proyectos que podrían cambiar la cara de la unidad productiva más pequeña de Codelco: San Antonio y Rajo Inca.

«Aún hay una base importante de reservas (…) En San Antonio hay una base importante de reservas mineras, en este depósito que está cerca de Potrerillos hay cerca de 150 millones de toneladas de minerales oxidados y poner a disposición una línea importante para el Salvador», explica Alvaro Aliaga, vicepresidente de operaciones Centro Sur de Codelco.

Sin embargo, el verdadero as bajo la manga de la cuprera es Rajo Inca, iniciativa que aprovecharía los recursos del yacimiento Indio Muerto.

«Ahí son 1.500 millones de toneladas, eso es una reserva bien importante que cambiaría la cara a Salvador. Ahora estamos en la ingeniería de prefactibilidad que culminaría en diciembre. Sólo por dar una cifra, ahora Salvador produce 50 mil toneladas de cobre fino y con Rajo Inca podría duplicarla», apunta.

[Codelco: paralizaciones y bonos a contratistas han costado US$ 878 millones desde 2006]