Puerto Mejillones informó que durante el primer semestre 2015, en cuanto a operación y en relación al mismo período de tiempo de 2014, el terminal portuario tuvo un 10% más de transferencias en la totalidad de la movilización de carga. En ese sentido, destacó el aumento de un 19% respecto al ácido sulfúrico; 18% en azufre y 11% en carbón.

Proyectos

El terminal destacó que tiene contemplado realizar una importante ampliación de su capacidad de transferencia en torno a los concentrados minerales.

El proyecto, que se encuentra en el desarrollo de la ingeniería de detalles previa a las obras, contempla la construcción en tierra y en el muelle de la infraestructura necesaria para la recepción, acopio y embarque de concentrados de minerales, a través de la implementación de un nuevo sistema de correas de tipo tubular, adicional e independiente del sistema actual de embarque.

La ampliación, que tendrá una inversión total que bordeará los US$100 millones, permitirá a Puerto Mejillones tener la capacidad de embarcar simultáneamente dos naves de concentrado de minerales, una vía sitio N°1 y otra por la futura expansión del sitio N°2, con lo que tendrá una capacidad de embarque adicional de 3,5 millones de toneladas por año.

Para realizar este proyecto, Puerto Mejillones cuenta con los permisos ambientales aprobados para la recepción, acopio y embarque de concentrados de minerales, y se estima que los plazos de construcción tomarán 24 meses desde el inicio de las obras.

Por otra parte, en 2014 se inició la construcción del decimoprimer estanque de ácido sulfúrico de 20.000 toneladas en Puerto Mejillones, el que se sumará a los diez ya existentes y que le permitirán tener durante 2015 una capacidad de almacenamiento de 220.000 toneladas, destacando al terminal como el de mayor capacidad de almacenamiento de ácido sulfúrico a nivel mundial.

Con una inversión cercana a los US$7 millones, los trabajos de construcción de este nuevo estanque de ácido sulfúrico se encuentran actualmente con un avance real por sobre el 90 % y se estima que se entregue a fines de agosto de este año.

Medidas ambientales

El terminal mide mensualmente la calidad del aire, semestralmente la del ambiente marino y anualmente realiza la medición de su huella de carbono, que es debidamente certificada por entidades independientes.

Asimismo, una vez al año el terminal es auditado en relación al estado de la calidad del aire (calculando el plomo, zinc, hierro y cobre), y gracias a las rigurosas políticas ambientales establecidas en Puerto Mejillones, las mediciones se encuentran muy por debajo de lo que establecen las normas internacionales, que son más exigentes que las nacionales, destacó la empresa.