(Diario Financiero) Duras críticas a los puntos que conforman el «corazón» del proyecto de reforma laboral que impulsa el gobierno, lanzó ayer la Sociedad de Fomento Fabril (Sofofa) en el marco de su presentación ante la comisión de Trabajo del Senado, que analiza la referida iniciativa.

Y si bien su presidente, Hermann von Mühlenbrock, junto al gerente general de Carozzi y primer vicepresidente del gremio fabril, José Juan Llugany, y el abogado Luis Lizama, no alcanzaron a desmenuzar frente a los parlamentarios el análisis desarrollado de cara al «segundo tiempo» de la iniciativa, sí insistieron en el diagnóstico errado en que se erige. Bajo su óptica, la reforma plantea una serie de aspectos que no sólo dificultarán las relaciones entre trabajadores y empleadores, sino que atentan contra principios y derechos consagrados tanto en la Constitución como en tratados internacionales suscritos por Chile.

Precisamente, la exposición del principal gremio de la industria era una de las más esperadas por sus pares gremiales, ya que ésta recoge el trabajo previo realizado tanto por la comisión laboral del gremio como por el denominado «Comité Laboral Pro Empresa», frente empresarial conformado por gremios empresariales y de emprendedores que se opone a la iniciativa, y que en mayo puso el puntapié inicial para preparar un documento que sirviera como un nuevo insumo para la «artillería» que se estaba incubando para promover perfeccionamientos al proyecto en el Senado.

De hecho, von Mühlenbrock es uno de los voceros de este grupo.

Así, en un documento de 18 páginas, la Sofofa expuso un diagnóstico y 14 propuestas para potenciar la productividad y el empleo en el país. Más allá de las continuas demandas latentes relacionadas a aspectos que no consideraría el proyecto de ley (como mejorar el sistema de capacitación y promover la educación técnico profesional), una de las más controversiales teniendo en cuenta que representan los puntos más polémicos de la iniciativa, es la que plantea permitir el reemplazo interno de trabajadores, dejando en forma expresa en la ley la posibilidad de sustituir a empresas contratistas y subcontratistas en caso de huelga. Además, sugiere que se debe permitir el reemplazo externo cumpliendo los requisitos legales actualmente vigentes.

También, tomando una de las ideas que dejó sobre la mesa el gremio fabril en su pasada presentación frente a la comisión de Trabajo de la Cámara de Diputados, esta vez la Sofofa pidió mejorar la protección de los trabajadores en períodos de desempleo, reemplazando el sistema de indemnizaciones por año de servicio a futuros trabajadores, con mecanismos que fortalezcan y flexibilicen el Seguro de Cesantía. Así, aseguran, se mejoraría la empleabilidad de los trabajadores e incentivaría el aumento de remuneraciones como mecanismo de retención de talento.

Otras ideas que la Sofofa puso sobre la mesa son resguardar y defender la libertad de afiliación a un sindicato o grupo negociador por parte de los trabajadores, incorporar a las negociaciones colectivas el contexto económico actual de la empresa y las necesidades de los trabajadores, ampliar los pactos de adaptabilidad a los contratos individuales, entre otras.

Tras la cita, von Mühlenbrock enfatizó que el 52% de la población rechaza la reforma laboral. «Estamos confiados que los senadores harán los cambios que sean buenos para las empresas y, si son buenos para las empresas, son buenos para los chilenos».

Bernardo Fontaine: «Se debe equilibrar la reforma»

En su exposición, el economista Bernardo Fonataine planteó que la reforma laboral -de aprobarse- dejará perdedores, en específico los trabajadores no sindicalizados y las pyme y, por ende, se debe buscar una fórmula para equilibrar la iniciativa.

Entre sus propuestas, destacó la de generar titularidad sindical pero con representatividad, la posibilidad de ir a huelga pero con reemplazo y con el concepto de servicios mínimos bien definido, y reponer el legítimo derecho a abandonar la huelga, entre otros.

Fontaine dedicó gran parte de su presentación a defender la posición en la que quedarían las empresas de menor tamaño de aprobarse los cambios, ya que -en su opinión- no resistirán las huelgas sin reemplazo. Además, no están consideradas en la adaptabilidad laboral y es contraproducente para ellas mantener un piso de negociación cuando pase por un mal momento.

Burgos será el nuevo invitado al consejo general de la Sofofa

Las ansiadas respuestas a las incertidumbres que espera el mundo empresarial a partir del «realismo» asumido por el gobierno en este «segundo tiempo» han provocado que los gremios empresariales extiendan invitaciones a ministerios claves en medio del actual debate público. A la polémica visita que protagonizó el ministro de Hacienda, Rodrigo Valdés, al último consejo general de la Sofofa, donde reconoció un crecimiento menor de lo esperado en el segundo semestre, el próximo miércoles se espera el arribo al edificio de La Industria del ministro del Interior, Jorge Burgos, en un nuevo consejo general que se desarrollará desde las 17.00 horas.

El ministro de Estado ya habría confirmado su asistencia y, si bien no hay por el momento una tabla de los temas que se tratarían, se espera que los consejeros le manifiesten sus inquietudes respecto a las iniciativas en curso, especialmente, sobre la reforma constitucional que suscitó un intenso debate en un encuentro privado que sostuvo el timonel del gremio, Hermann von Mühlenbrock, junto al presidente de la Confederación de la Producción y del Comercio (CPC), Alberto Salas, y otros dirigentes del mundo empresarial.

De esta manera, el nuevo encuentro de los consejeros de la Sofofa concentraría la atención en la visita de la autoridad, lo que dejaría en segundo plano otras materias internas.

Sin embargo, los acercamientos del gobierno con el principal gremio de la industria, tendrían una cita previa que se concretaría este jueves a las 9.00 horas en el Palacio de La Moneda para tratar el proyecto de reforma laboral y otras materias. Eso sí, al encuentro asistiría el primer vicepresidente de la Sofofa, José Juan Llugany, representando a von Mühlenbrock, quien se encontrará fuera del país.

Gobierno reafirma ante el PC y trabajadores ejes principales de la iniciativa

El secretario general del Partido Comunista (PC), Lautaro Carmona, sostuvo que el gobierno reafirmó el compromiso de mantener los puntos sustanciales del proyecto de ley de reforma laboral aprobado en la Cámara de Diputados, pese a las peticiones del empresariado de hacer cambios fundamentales como en el reemplazo en huelga y la tituralidad sindical.

Tras reunirse con la titular del Trabajo, Ximena Rincón, el dirigente reveló que hoy los integrantes de la Comisión del Trabajo de la Cámara Baja y Alta se reunirán con los titulares de Trabajo y de Hacienda para consolidar el avance de la iniciativa.

«El compromiso que hizo en la sala (de la Cámara de Diputados) el ministro de Hacienda y que espero que en la reunión que tenemos mañana (hoy) en la noche lo reafirme es que a nivel del Senado, dentro de las cosas que se va a reponer, está la gradualidad para aplicar los pactos de adaptabilidad y que vuelvan al proyecto original que empezaban en un 65%», afirmó.

«No hay ningún anuncio que vaya en la dirección de mediatizar, ni tampoco profundizar todavía más el proyecto aprobado en la Cámara (Baja)», agregó.

En la misma línea, el presidente de la Unión Nacional de Trabajadores (UNT), Alejandro Steinlen, expresó que el compromiso de la ministra ha sido que efectivamente que no habrá vuelta atrás con respecto al reemplazo en huelga. «Va sí o sí», dijo el sindicalista, cuya organización inauguró Rincón las reuniones de ayer.

De lo contrario, advirtió, «nosotros como UNT nos retiramos de la mesa».

Asimismo, el representante de la UNT reveló que la ministra también le aseguró que la no extensión de los beneficios y titularidad sindical siguen en pie. «Por lo tanto, nos vamos conformes con la conversación y esperamos que el compromiso se cumpla», aseveró.

La agenda de reuniones de la ministra la cerró la Sociedad de Fomento Fabril (Sofofa). Al retirarse tras el encuentro, su presidente Herman Von Mühlenbrock, afirmó que aquí «lo más importante es que esto sea un proceso participativo, no hay apuro, las cosas hay que hacerlas bien».

«Esta reforma laboral sí que va a ser por muchos años, así hay que hacerla bien. La reforma tributaria puede modificarse, pero ésta es difícil que una vez que se implemente, se modifique», agregó.

Reiteró que el Senado tiene una responsabilidad enorme de analizar, estudiar y hacer la mejor reforma laboral. «Y si es buena para la empresa, va a ser buena para todos los trabajadores», dijo.