En el marco de ElecGas 2015, organizado por el Grupo Editec (casa editorial de las Revistas ELECTRICIDAD, MCH y el portal SUSTENTARE) Nicola Borregaard, Jefa de la División de Desarrollo Sustentable del Ministerio de Energía, advirtió que los argumentos de ordenamiento territorial están condicionando la aprobación de los proyectos energéticos, por lo cual los desarrolladores deben prepararse para enfrentar este escenario.

La especialista indicó que el Ministerio de Energía no ha trabajado coordinadamente con los instrumentos de planificación territorial, ausente en estrategias de desarrollo y en planificación territorial.

En ese contexto, los actores sienten una falta de definición clara a nivel estratégico y una sobrecarga al SEIA.

Beneficios del ordenamiento

En su intervención, Nicola Borregaard, resaltó que el ordenamiento territorial permite entregar al sector público una visión sectorial integrada al territorio, con miras al establecimiento de acuerdos en la priorización y definición del territorio.

Por su parte, el sector privado ve incrementar la certeza al momento de presentar sus proyectos, mientras que la Sociedad Civil logra alcanzar mayor información y participación en los procesos de planificación, destacando que la planificación territorial energética tiene una alta legitimidad social, indicó la especialista.

Con miras a estos objetivos, destacó que se debe trabajar en generar un ordenamiento territorial energético proactivo, a partir del cual alimentar el rol del sector de la energía en el ordenamiento territorial transversal.

En ese contexto, comentó que menos de la mitad de las regiones identificaron el escenario tendencial en energía, mientras que siete regiones han definido un escenario deseable, en el cual se privilegian fuentes energéticas como las ERNC, ante lo cual surge el desafío de cómo proyectar el desarrollo de las energías convencionales.

Acciones

Nicola Borregaard destacó que se trabaja en planes energéticos regionales, que implican un proceso de ordenamiento territorial energético regional a partir de las metas y acciones definidas en la Política Energética Nacional, advirtiendo que la transmisión eléctrica debe quedar en manos centralizadas, pero considerando la situación de las regiones.

Además, señaló que se realiza en ocho regiones un diagnóstico energético integral y prospectivo, con miras a generar una visión regional. Coquimbo ya posee su comité de trabajo.

Destacando además el reciente presentado  mapeo de cuencas, con miras a definir cómo lograr un desarrollo hidroeléctrico al menor costo social, para lo cual se debe entender el territorio, en conjunto con la comunidad, anticipando que la segunda etapa de la herramienta considera el análisis de siete cuencas en mayor profundidad.