(El Mercurio) La mayor inversión de una empresa colombiana en Chile y la transacción más cuantiosa realizada en el sector sanitario local. En eso se transformó la operación de Antofagasta plc -ligada al grupo Luksic-, que ayer anunció un acuerdo para traspasar el 100% de la propiedad de Aguas de Antofagasta al Grupo Empresas Públicas de Medellín (EPM), en US$ 965 millones.

La compañía colombiana pertenece al municipio de dicha ciudad y entrega servicios de electricidad, gas, agua o tratamiento de residuos a más de 20 millones de personas.

En el proceso de venta habrían estado interesados fondos de inversión y firmas sanitarias. Trascendió que la catalana Aguas de Barcelona -Agbar, controladora de Aguas Andinas- quedó en la lista corta de posibles compradores, pero Antofagasta plc se inclinó por EPM.

La transacción aún está sujeta a la aprobación de la estatal Empresa Concesionaria de Servicios Sanitarios (Econssa), que opera vinculada al Sistema de Empresas SEP. El presidente de Econssa, Juan Carlos Latorre, afirmó que la información dada a conocer ayer por Aguas de Antofagasta fue «sorpresiva» y que esperan recibir los antecedentes para someterlos a su conocimiento en el directorio.

Según comentaron expertos del sector, la venta de Aguas de Antofagasta -que atiende a más de 162 mil clientes- no altera la concesión sanitaria que detenta en la II Región, por lo que no se requiere autorización de la Superintendencia de Servicios Sanitarios. A la vez, sus tarifas, que rigen hasta junio de 2016, siguen inalterables, y próximamente se iniciaría el estudio para los precios que deben cobrar desde julio del 2016.

[Grupo Empresas Públicas de Medellín llega a acuerdo para adquirir Aguas de Antofagasta]

Los US$ 965 millones ofrecidos por EPM solo se comparan con los US$ 964 millones que en 1999 Agbar y Suez pagaron por una participación controladora de EMOS, hoy Aguas Andinas. A la vez, según datos del Comité de Inversiones Extranjeras, el desembolso que hará la colombiana supera a los negocios que antes hicieron sus coterráneas: Nutresa, que adquirió Lucchetti; Interconexión Eléctrica (ISA), que compró a Cintra cinco carreteras concesionadas; y a la inversión de Sura en Chile.

El grupo Luksic ofreció a fines de 2003 cerca de US$ 186 millones al fisco por la concesión de Aguas Antofagasta por un periodo de 30 años. Hoy la vende en un precio cinco veces mayor.

Antofagasta plc indicó que hoy el agua que se consume en Antofagasta cumple con todas las normativas nacionales. A la vez, señaló que gracias a plantas desaladoras, esta zona no tiene crisis de suministro, «pese a operar en el desierto más árido del mundo», acotó.

El CEO de Antofagasta plc, Diego Hernández, manifestó su satisfacción por la operación y dijo que con esto se podrán concentrar en nuevos proyectos mineros, especialmente en la II Región. Hace unos días, la compañía anunció la ampliación de Minera Centinela, que en su primera fase requiere de US$ 2.700 millones. El grupo Luksic debería pagar impuestos por cerca de US$ 200 millones por la venta de la sanitaria.

La apuesta de la empresa de Medellín en nuestro país

Esta no es la primera inversión de la colombiana EPM en Chile. En octubre de 2014 inauguraron en Chile su parque eólico Los Cururos -IV Región- en el cual invirtieron US$ 238 millones.

Así, tras materializarse la adquisición de Aguas Antofagasta, la compañía de Medellín habrá desembolsado en nuestro país cerca de US$ 1.200 millones.

La compra de la sanitaria a los Luksic es la mayor inversión de EPM realizada, hasta el momento, en el exterior, afirmó el gerente general de la compañía, Juan Esteban Calle.

El grupo colombiano prevé invertir US$ 10 mil millones al 2022 en América Latina. «Chile es un país por el que tenemos un afecto muy especial y en la medida en que tenga propuestas concretas las iremos anunciando», dijo Calle.

Eduardo Cadavid, gerente general de EPM Chile, admitió que Aguas de Antofagasta tiene un potencial para vincularse al rubro minero. Indicó que en nuestro país podrían estar atentos a oportunidades en hidrogeneración, distribución de gas y manejo de residuos sólidos, entre otros.