(La Tercera) Julio Ponce terminó por ceder a la presión de los accionistas de la minera SQM y optó por abandonar el cargo que ocupó ininterrumpidamente durante los últimos 28 años. Ponce ya no será presidente de SQM, puesto al que llegó en septiembre de 1987, según información oficial de la minera. Tampoco integrará el directorio de ocho miembros.

La sociedad Pampa Calichera, último eslabón de una cascada de sociedades que le permite controlar SQM, propuso cuatro candidatos a la elección de directorio que se realizará en la junta de accionistas de mañana: Hernán Büchi, ex ministro de Hacienda, director de SQM desde 1993; el empresario Wolf Von Appen, accionista del grupo naviero Ultramar, presente en la mesa de SQM desde hace una década; y Juan Antonio Guzmán, director de empresas, quien llegó por la serie B en 2013. Calichera propondrá como director independiente a Dieter Linneberg, economista, director ejecutivo del Centro de Gobiernos Corporativos de la FEN en la Universidad de Chile. Y aunque se evaluó la opción de Von Appen, el plan actual es que Guzmán asuma la presidencia de SQM en lugar de Ponce. En la estructura de gobierno corporativo de SQM, la serie A elige a siete directores; mientras la B nombra a uno. Para este último grupo hay hoy solo un candidato: Edward J. Waitzer, experto en temas de gobierno corporativo, propuesto por el fondo SailingStone, dueño del 15% de la serie B.

La salida de Ponce había sido solicitada formalmente por algunos minoritarios como SailingStone y también, en conversaciones directas, por la canadiense PotashCorp (PCS), dueña del 32% del capital total de SQM. La petición tiene su origen en la investigación iniciada por el Ministerio Público por presuntos delitos tributarios, cohecho, apropiación indebida y simulación de contratos. SQM ha admitido no tener respaldo para gastos por US$ 11 millones realizados entre 2009 y 2014, documentados con boletas y facturas que están siendo pesquisados por la Fiscalía.

[Nuevo directorio de SQM: independiente suma apoyos]

Y aunque Ponce tiene, en alianza con la japonesa Kowa, el mismo 32% de PCS, tiene mayor presencia en la serie A, lo que le permite controlar la compañía.

En 2013, Ponce eligió cuatro directores por la serie A y contribuyó con sus votos a elegir a Guzmán. Esta vez no competirá por la B y, además de él mismo, saldrá de la mesa Patricio Contesse Fica, hijo del ex gerente general.

PCS renueva a todos

Cumplida la condición exigida -la salida de Julio Ponce de la mesa-, la canadiense PCS decidió volver al directorio que abandonaron sus representantes en la mesa el 17 de marzo pasado: el abogado José María Eyzaguirre, Wayne Brownlee, gerente de finanzas de PCS, y el gerente de BTG Pactual, Alejandro Montero. Sin embargo, su regreso no se produjo como los canadienses esperaban en un principio y propuso ayer tres candidatos distintos, todos altos ejecutivos de la canadiense: Joanne Boyes, directora senior de reporting, finanzas y cumplimiento; Roberto Kirkpatrick, vicepresidente legal; y Arnfinn Prugger, vicepresidente técnico de PCS.

La renovación completa de sus directores fue también una consecuencia de las conversaciones desarrolladas con Ponce durante las últimas semanas. En específico, Ponce habría exigido a los canadienses la salida del socio de Claro & Cia., José María Eyzaguirre, quien lideró los cuestionamientos a la mesa y al ex gerente general de la empresa, Patricio Contesse González, destituido el 16 de marzo. Contesse ejerció como máximo ejecutivo desde marzo de 1990 y fue reemplazado por Patricio de Solminihac. La canadiense cedió, pero prefirió cambiar a todos sus representantes en el directorio.

“Pampa Calichera y PotashCorp apoyan estos ocho candidatos y están convencidos que los cambios al Directorio y estructura de gobierno de SQM son de gran beneficio para la compañía”, anunciaron los accionistas en un comunicado hecho público por la minera.