Así como gracias a la inversión realizada en las últimas décadas Chile representa hoy el 32% de la producción mundial de cobre y posee alrededor del 30% de las reservas de dicho metal, el ex presidente Ricardo Lagos hizo un llamado a los máximos dirigentes de la industria cuprífera global -reunidos en Santiago en la Semana Cesco-, a contribuir en un nuevo y ambicioso desafío: que en el país se genere un tercio de la investigación y desarrollo tecnológico en este campo.

“Con la ayuda de ustedes atrevernos a dar ese salto”, dijo, y colaborar a que Chile se inserte en las cadenas globales de valor que conforman el mundo de los insumos mineros. Citó como ejemplo que si bien en las faenas del país se encuentran buena parte de los camiones mineros operando en el mundo, todos estos equipos son importados.

[GFMS Thomson Reuters prevé baja de 12% en precio promedio del cobre este año]

En la misma línea, subrayó que los recursos provenientes del royalty a la minería no deben estar destinados a financiar gasto corriente del Estado, sino que tienen que invertirse en ciencia y tecnología, para que cuando esas riquezas mineras ya no existan sean reemplazadas por el conocimiento creado con esos aportes (y que era la idea original cuando se aprobó en su gobierno el Impuesto Específico a la Minería).

El ex Mandatario –que en el último tiempo ha levantado la bandera de impulsar en Chile una minería virtuosa, sostenible e inclusiva- fue el orador principal este miércoles de la Cena Cesco 2015, evento en el que todos los años se dan cita en el país los principales ejecutivos vinculados a la industria internacional del cobre, tanto por parte de las compañías mineras, como de los consumidores del metal.

Autoridades presentes en la Cena Cesco 2015.

Asimismo, Lagos planteó que la minería del Siglo XXI enfrenta el desafío de una ciudadanía más empoderada, que plantea mayores demandas a esta actividad: tener una forma más civilizada de producir, a la altura de los actuales tiempos y acorde con las nuevas tecnologías. Y esta tarea compromete a los empresarios, a las comunidades vecinas a los yacimientos y al sector público representado por el Estado.