Vanessa Davidson, directora de la unidad de Investigación y Estrategia del CRU, entregó en la primera sesión de la jornada de la World Copper Conference 2015, que se está llevando en Santiago de Chile, una exposición respecto de la performance y de las perspectivas a futuro del mercado de cobre mundial.

Para ello, analizó cinco aspectos que están modelando el comportamiento del negocio del metal rojo, como son: la realidad del supuesto superávit en la oferta, la situación de la demanda china, la oferta en el mediano plazo y los costos de la industria, y como se conjugan todos estos factores en el comportamiento del mercado cuprífero, principalmente en lo que es la cotización del metal.

Para Davidson, los niveles de stock no son excesivos en comparación a los niveles históricos, a pesar de las evidencias y del comportamiento débil del mercado en el primer trimestre de este año. Por otro lado, China ha reducido su stock y su demanda, así como también algunas entidades financieras. La analista destacó que la economía china está en una transición, pasando a un mayor consumo doméstico, pero que en el mediano plazo seguirán surgiendo proyectos inmobiliarios, de infraestructura, como trenes, metros en ciudades e instalaciones energéticas, al menos hasta la próxima década. Sin embargo, la demanda de cobre por parte del gigante asiático se irá desacelerando, y perdiendo peso relativo en relación a la demanda global.

Por el lado de los proyectos mineros, se observa que el descenso en la cotización de los metales los ha retrasado, por lo que la oferta no tendrá un incremento en 2015, pero si en 2016, por la entrada en producción de nuevas iniciativas y por la finalización de expansiones de minas relevantes. Sin embargo, a partir de 2017 se espera que nuevamente la oferta no registre incrementos importantes, ya que no hoy proyectos de gran envergadura que entren en producción a partir de ese año, situación que también se repetiría en 2018. Con todo, Davidson señala que va haber un déficit en la oferta entre 2017 y 2019, por lo que habrá un alza en la cotización del metal.

Respecto a los costos de la industria, señaló que este año no bajarán más de lo que descendieron en 2014, debido a factores como la recuperación en los precios del petróleo y al fortalecimiento del dólar estadounidense, elementos que no pueden ser controlados por las empresas mineras.

Con todo, la especialista del CRU señala que la recuperación del mercado del cobre será lenta este año; sin embargo, se registrará un alza importante de la actividad a partir de 2017, lo que debiera empujar también al surgimiento de más proyectos del tipo greenfield.