(El Mercurio) El pasado 15 de enero llegó a la Fiscalía Nacional un informe de la Unidad de Análisis Financiero (UAF), recientemente incorporado a la carpeta de investigación, que advertía «operaciones sospechosas» del ex subsecretario de Minería Pablo Wagner, entre 2010 y 2011, cuando ejercía este cargo. Según el oficio del organismo, hay elementos para sostener «la existencia de indicios que podrían ser constitutivos de algunos de los delitos establecidos en los artículos 27 y 28 de la Ley 19.913». Es decir, «lavado de activos y asociación ilícita para lavar dinero», respectivamente.

[Ministerio Público amplía cargos contra Wagner y le imputará delitos tributarios]

Siete días más tarde, el 22 de enero, el fiscal nacional, Sabas Chahuán, envió un oficio al jefe de Alta Complejidad de la Fiscalía Metropolitana Oriente, Carlos Gajardo, en el cual remitía un informe de 31 páginas.

Alertas detectadas

Entre las señales de alerta que reporta la UAF está la cuenta corriente de Wagner, donde se puede comprobar que, si bien la mayor parte de los abonos se justifican con el pago de remuneraciones, transaccionalmente entre los años 2010 y 2011, «recibió dos depósitos con cheque por $6 millones de Inversiones Penta II Ltda. y depósitos en efectivo por más de $43 millones, enterados en montos individuales de $3 millones cada uno, y cuyos depositantes son Gerardo Tapia G. y el reportado». Adicionalmente se confirmó que el número de teléfono ingresado en las papeletas de depósitos en efectivo coinciden con el de empresas Penta S.A. registrado en la SVS».

En el documento, se consigna que Wagner «ordenó desde el Banco Penta dos transferencias electrónicas por más de $20 millones, señalando en los mensajes swift que corresponden a: ‘especificación de gastos’, lo cual no permite esclarecer el sentido concreto de estos movimientos y el origen de dichos fondos».

La UAF destaca la participación de la cónyuge del ex subsecretario, Irene de la Cerda, como «la principal beneficiaria». La entidad sostiene que «ésta facilitó el flujo de dineros en la cuenta corriente» de Wagner, a través del depósito de cheques endosados por parte de Inversiones Penta III Ltda. (M$6000) y como beneficiaria de cheques por más de $40 millones, entre 2010 y 2011″.

Fue el Banco de Chile el que, el 3 de noviembre de 2014, informó a la UAF un reporte de «operaciones sospechosas» de Wagner, tras recibir oficio de fiscalía.

Cargos

El 4 de marzo Pablo Wagner será formalizado por cohecho, lavado de activos y delitos tributarios. Caso Fraude al FUT: Cinco años de libertad vigilada para tres contadores

A cinco años de libertad vigilada fueron condenados tres contadores por delito tributario y soborno, tras acreditarse su participación en el fraude de $2.700 millones que afectó al Servicio de Impuestos Internos (SII) y que dio origen al caso Penta. En su resolución, además, el 8° Juzgado de Garantía de Santiago ordenó el pago de $503 millones, correspondiente a la suma del monto total defraudado. En el desglose, tocará a Francisco Civit devolver $149 millones, a Hernán Díaz $77 millones y a Horacio Mayquel $277 millones.

Mientras dure el tiempo de su sentencia, la libertad vigilada de los contadores estará bajo la supervisión de Gendarmería de Chile.

Estas salidas alternativas se suman a la que accedió el también contador Orlando Carvajal. Ahora, solo los ex funcionarios del SII Iván Álvarez y Mitzi Carrasco, y los contadores Juan Carlos Prieto y Sergio Díaz, enfrentarán un juicio oral.

La preparación de este, en tanto, quedó suspendida, luego que el tribunal accediera a una petición de la Fiscalía de Alta Complejidad Oriente, a cargo de esta causa, ya que dos de sus miembros -los fiscales Carlos Gajardo y Pablo Norambuena- participan también en la investigación encabezada por el fiscal nacional Sabas Chahuán que involucra a los dueños del grupo Penta, entre otros, cuya formalización se realizará el próximo miércoles. La preparación se retomará el 9 de marzo.