(La Tercera) Poco más de dos meses lleva Soledad Recabarren en su nueva oficina de Isidora Goyenechea. Tras cerrar 26 años en EY, la abogada especialista en temas tributarios comenta que en la apertura de su propio estudio la siguió parte de su portafolio de clientes e incluso ex compañeros de trabajo. La asesoría que prestó a gremios como la banca y la Confederación de la Producción y del Comercio (CPC) durante la discusión de la reforma tributaria, le trajo réditos que espera mantener durante la implementación de la ley.

[Alza de impuesto a las empresas recauda $50.000 millones en 2014]

¿Ve preparado al gobierno para implementar la reforma tributaria?

Creo que tomaron el toro por las astas. Era claro que hoy el Servicio de Impuestos Internos (SII) no era capaz de soportar la reforma. Entiendo que contrataron al BID para que hiciera un diagnóstico de qué cosas tenían que hacer para preparase. Eso implica muchos cambios tecnológicos y preparación de la gente. Si se sigue un buen desarrollo, debieran llegar razonablemente preparados.

Bajo el nuevo esquema los tribunales tributarios tendrán un rol clave en la resolución de pugnas entre el SII y los contribuyentes ¿Están sus jueces suficientemente preparados?

Creo que indudablemente serán los actores con más peso del mercado. En el mediano plazo ellos van a decir qué se puede y qué no se puede hacer. Los he visto preocupados. De hecho, tuvimos un curso cerrado sobre reforma tributaria. Les hicimos clases por videoconferencia. Ellos iban planteando sus dudas y nosotros dábamos la visión que teníamos como sector privado. Mostramos nuestras dudas, y entiendo que ellos también las contrastaban con funcionarios del SII.

¿De qué trataban?

Eran principalmente explicativas. Más cerca de introducción a la reforma tributaria (ríe)…explicando las normas y los problemas que pueden producir los cambios. Uno explicaba los eventuales problemas; había interacción…

¿Sabe si los Tribunales Tributarios hicieron lo mismo con otros especialistas?

No lo sé. Pero se veían preocupados, interesados, estudiando el tema y de alguna manera asumiendo que efectivamente van a tener un rol clave. Si ellos se empoderan, van a ser justos evaluadores, porque van a ser terceros imparciales.

¿Cree que la cantidad de funcionarios bastará para la cantidad de juicios que podrían enfrentar?

Creo que no. Con la reforma tributaria va a haber mucha judicialización. Por ejemplo, uno se pregunta qué análisis harán ante casos de precios de transferencia. Porque no es exactamente un juez tributario o un funcionario del SII el que está más preparado. A lo mejor ahí se necesitaría un ingeniero que revise lo que dice el contribuyente y lo que dice el Servicio. Van a necesitar mucho más personal técnico para poder resolver con más conocimiento las posiciones del SII y del contribuyente, porque ambas van a ser tremendamente técnicas.

¿Cuáles han sido las principales inquietudes de sus clientes?

Qué sistema les conviene: renta atribuida o semintegrado. Pese a que entra en vigencia en 2017, tienen claro que tienen que pensar el tema, conversarlo con los accionistas y tomar la mejor definición. Lo otro, es que como hubo tantos cambios no están seguros de si la estructura que tienen es la mejor. La estructura que tomaron ante el esquema tributario anterior puede que hoy no tenga ningún sentido.

En cuanto a la reciente circular sobre repatriación de capitales, usted ha señalado que existe el riesgo de que el contribuyente termine pagando más de un 8% de impuesto. Ante esa posibilidad ¿Recomienda acogerse?

Creo que no deberían declarar, si lo hacen, el SII aplicará una tasa de 8% y después, si considera que el contribuyente no cumple con los requisitos, puede aplicar el 40%. Esto significa que podría terminar costando 48%. Si el contribuyente tiene toda la información requerida, podría ser una buena opción. Si no, tiene que asumir que pagará 40%.

¿Por qué podría pasar eso?

Porque la circular habla de trazabilidad, lo que significa que se deberán acreditar los movimientos de la inversión desde su origen hasta ahora, pero no está suficientemente claro qué se entiende por trazabilidad. Por lo demás, la plata no se mantiene siempre en el mismo lugar, y el paso a paso puede ser difícil de reconstruir. He conocido mucha gente que sacó las platas en los 70. En esa época no había obligación bancaria, los billetes salían virtualmente en una maleta.

En 2017 entrarán en vigencia convenios de intercambio de información entre países Ocde y el SII reforzará su fiscalización ¿Aún así considera que conviene no regularizar las inversiones en el extranjero?

El mundo va hacia la transparencia, pero todavía le falta. La información automática no será tan automática. Pero asumamos que en algún momento pueden pillar al contribuyente…Sigue siendo mejor pagar después que ahora, porque, además, hay plazos de prescripción. La regla del artículo 200 del Código Tributario estipula que no podrían hacer cobros por más de seis años. Y si el SII quisiera alegar que fue un acto delictivo, debe probar la mala fe, el dolo. Va a ser peleado.

¿Cuándo se podrá evaluar el éxito de la reforma tributaria?

No antes de cuatro años desde que entre en régimen. Además, también dependerá de la realidad económica, porque si el país está rebosante, todo el mundo gana, se va a pagar mucho impuesto. En cambio, cuando el país está un poquitito más apretado, crece poco, hay que sacar plata de donde sea, entonces los criterios son más estrictos. Las realidades van marcando cómo se van comportando las autoridades, los fiscalizadores, los tribunales… y los privados. Porque si están las cosas rudas, los contribuyentes pueden preguntarse por qué tienen que pagar 27% de impuesto, entonces comienzan a ver cómo se pueden ahorrar ese 27%… en ese contexto los impuestos ya son algo.