Durante la tercera jornada de la feria internacional Atexpo, Julio Montero, director del proyecto Punta Alcalde, de Endesa, señaló que la inquietud sobre el suministro energético es algo que tiene preocupado a todos los sectores del país. En este sentido, destacó el nuevo rol que está asumiendo el Estado por medio de la Agenda Energética, que ha logrado generar varias mesas de diálogo con participación ciudadana.

También se refirió a la actualidad del proyecto que dirige, donde enfatizó que para comprender la situación actual es necesario remitirse a la historia, ya que el diseño comenzó en 2008 y en 2009 se sometió al Sistema de Impacto Ambiental, para luego esperar casi tres años y medio tras lo cual fue rechazado por parte de la Comisión Evaluadora Regional. “Después salió una nueva normativa de centrales termoeléctricas, que si bien cumplíamos con sus nuevas exigencias legales, debíamos asegurar por medio de una nueva presentación a los organismos competentes que dichas condiciones se cumplían y eso demoró el proceso”, aseguró.

Y añadió que “el año pasado fue judicial y la resolución de la Corte Suprema dilata la posibilidad de echar a andar el proyecto”. Esto, debido a tres factores, dijo. El primero: muchas de las medidas voluntarias que proponía Endesa fueron transformadas en obligatorias por la corte. El segundo: la instalación del precipitador electrostático tenía que someterse al proceso de Evaluación de Impacto Ambiental en forma independiente, “y eso es complicado, porque se demora y nos agrega un plazo más”, puntualizó. Y tercero: si Huasco llega a estar en “saturación ambiental”, independiente de que sea por condiciones externas al proyecto Punta Alcalde, este último “debe parar y ese es un riesgo que debemos analizar en profundidad”, advirtió.

Ante esta situación, Montero comentó que “así dadas las cosas no podemos esperar menos de dos años para empezar la operación. En este momento estamos esperando que se apruebe la RCA”.