(Estrategia) Los accionistas del Terminal Pacífico Sur del Puerto de Valparaíso, en manos del grupo Ultramar, aprobaron una inversión por US$85 millones, mediante la cual se buscará dejar en 4 a 5 años la infraestructura en las condiciones apropiadas para aportar la competitividad que el nuevo escenario portuario exigirá.

Entre las inversiones está contemplada la extensión en 120 metros de Terminal N° 1, su profundización a 16,5 metros y obras de pavimento y refuerzo.

Junto con ello, TPS también invertirá en mejoras en sus servicios de tecnología, como lo es el cambio de sistema operacional de terminales portuarios a un software llamado Navis, una inversión de US$4 millones que estaría operativa a mediados de 2015, según explica el gerente general de TPS, Francesco Schiaffino.

A ello se sumará  un nuevo sistema de pago electrónico que facilitará las operaciones de clientes, en especial en agencias de aduanas.

Si bien 2013 fue un año récord para Terminal Pacífico Sur (TPS), con más de 9 millones de toneladas transferidas, lo que corresponden al 89% de la carga que se moviliza en el Puerto de Valparaíso, y a un 44% de lo que se mueve en toda la V Región, el gerente general no prevé que se repita esa cifra en el presente año.

Prevé una tendencia a que los volúmenes de carga experimenten una eventual reducción en los próximos años, y no sólo por la incertidumbre generada por la reforma tributaria o la desaceleración económica. Sino por el tamaño de los puertos del país, que dentro de poco podrían quedar obsoletos por la flota de grandes navíos con los que se están armando las fusiones entre grandes navieras que operan en las costas de nuestro país.  En vista de las cuatro grandes alianzas que se están tomando las rutas de comercio marítimo a nivel mundial, “…un puerto que no sea para esa cantidad de carga hoy es construir un puerto para el pasado”, aseguró Francesco Schiaffino, gerente general de TPS.