(El Mercurio) Una vez más quedó de manifiesto la tensión que existe entre el mundo subcontratista y el personal interno en algunas divisiones de la minera estatal. Esta vez fue el turno de Raimundo Espinoza, presidente de la Federación de Trabajadores del Cobre (FTC), quien advirtió que Codelco debe atacar con fuerza el tema de la subcontratación dentro de la empresa.

Respecto de este modelo que opera en toda la minería, Espinoza manifestó: «Ha sido un fracaso y tenemos que internalizar un montón de áreas para no ir perdiendo el know how como lo hemos perdido hasta el momento». Esto, haciendo referencia a los desafíos de la cuprera para los próximos años: la internalización y la eficiencia, en su opinión.

Y agregó: «Hay que revisar el proyecto Mina Subterránea en Chuquicamata y transparentarlo. Si hay un atraso tenemos que buscar la forma de mitigar ese retraso, manteniendo la concentradora a un 100% de su capacidad. Tenemos el proyecto Quetena, y la Fase 51 y 52 que tendrán que revisarse, y vamos a esperar al próximo presidente ejecutivo (Nelson Pizarro, que asume el 1 de septiembre en la estatal) para ver cuáles van a ser las políticas. Lo sentaremos a discutir con el gerente de la división Chuquicamata».

A su vez, Espinoza indicó que el movimiento sindical está abierto a discutir el futuro del proyecto estructural de forma transparente. Específicamente en lo que concierne a los recortes en la dotación, considerando que el proceso de convertir la mina de rajo abierto a una operación subterránea es complejo y que los perfiles de los trabajadores que se requieren son distintos al de los mineros que se desempeñan hoy en el yacimiento.

Recientemente el ex líder sindical de los subcontratistas (antes presidente de la Confederación de Trabajadores del Cobre, CTC, y hoy agregado laboral de Chile en España), Cristián Cuevas, manifestó su rechazo a que la «administración (de la estatal) busque la rebaja de costos por medio de la mano de obra, a costa del desmantelamiento de derechos colectivos». Y adelantó que los dirigentes sindicales tienen un plan alternativo que han llevado al Gobierno. No obstante, dijo que «hay un mundo de trabajadores subcontratistas, un mundo mayoritario, que podría tener la mano de obra para los proyectos de Codelco».

En su opinión, sigue habiendo dificultades con algunos sindicatos de Codelco, en especial con los de Chuquicamata, «porque obedecen a una práctica que desde mi punto de vista hay que desterrar, que no contribuyen al movimiento sindical ni a la unidad de este», manifestó Cuevas la semana pasada.

Mayor producción

Por su parte, Espinoza dijo que, en general, en materia de reducción de costos, «lo que hay que hacer es no colocar la carreta delante de los bueyes, sino que hay que ver cuales son los problemas de ineficiencia que tiene esta empresa. Normalmente se colocan las dotaciones o los sueldos de los trabajadores, pero creo que hay otros problemas que hay que atacar». Al respecto, señaló que se necesita mejorar los procesos de recuperación de cobre en las concentradoras, «en las fundiciones y refinerías, mejores planificaciones mineras, evaluar bien los proyectos, y que sean los mejores ejecutivos quienes manejen esta empresa. No le tenemos miedo a enfrentar este desafío (…) mantener un millón 800 mil ton de producción, pero, a su vez, llegar a 2021 con dos millones de toneladas».

Recuperación

Espinoza insistió en que se requiere mejorar los procesos de recuperación de cobre. Gobierno considera aportes adicionales a los US$ 200 millones ya entregados a la estatal este año.

Un aporte adicional a los US$ 200 millones ya entregados podría inyectar el Gobierno de aquí a fin de año a Codelco.

Según anunció la ministra de Minería, Aurora Williams, una vez aprobado el proyecto de ley sobre capitalización firmado ayer por la Presidenta Michelle Bachelet, la idea es inyectar nuevos flujos de recursos. «Lo más importante es la eficiencia al cumplir el Plan de Inversiones y Desarrollo que fue presentado por la estatal en marzo al Gobierno. Hemos respaldado los proyectos estructurales -Ministro Hales, Radomiro Tomic, Chuquicamata, El Salvador, Teniente y Andina-, y esperamos que la ejecución sea pronta y eficiente», comentó. Mientras que la Presidenta Michelle Bachelet recordó la relevancia de que se concreten estas iniciativas: «Si los proyectos estructurales no aseguran su continuidad, la producción podría caer cerca del 70%».

La ministra Williams, en tanto, agregó que la inyección de los recursos adicionales dependerá de los avances que tenga Codelco en la ejecución de su plan. «Hay que ser muy eficiente en la colocación de recursos. Consideremos que los recursos del Estado tienen costos alternativos muy importantes, por ende lo que se va a ir colocando es aquello que efectivamente se vaya ejecutando», advirtió la secretaria de Estado.

La capitalización de Codelco considera hasta US$ 4 mil millones para el período 2014-2018, monto que involucra US$ 3 mil millones en emisión de deuda del Tesoro Público y US$ 1.000 millones que provendrán de los propios excedentes de la empresa (monto que incluye los US$ 200 millones ya entregados). Según indicó el ministro de Hacienda, Alberto Arenas, esta capitalización pretende darle estabilidad y sustentabilidad al plan de negocios y desarrollo de Codelco que contempla una inversión cercana a los US$ 23.500 millones en los próximos cuatro años.

«Va a tener metas muy concretas, que ya han comenzado en 2014, y vamos a tener a partir de la próxima semana un debate en el Congreso. Estamos esperando, conforme al Plan de Negocios y Desarrollo, que la empresa durante 2015 esté invirtiendo en torno a US$ 4.500 millones», sostuvo Arenas.

Y agregó: «La capitalización de Codelco, sumada a la capitalización de BancoEstado y también a la futura de Enap que anunció la Presidenta en la Agenda de Energía, es que justamente estamos dando señales de fortalecimiento de nuestras empresas públicas para que desde el Estado coloquemos todos los instrumentos para ir en todo el objetivo que el país nos está pidiendo, que es una economía que vuelva a tener dinamismo, que vuelva a tener tasas de crecimiento como todos queremos».