La ministra de Minería, Aurora Williams, se mostró contraria a considerar en estos momentos la implementación de un royalty indígena con la finalidad de destrabar proyectos mineros paralizados por razones ambientales.

La secretaria de Estado señaló que “todavía no es el momento de plantear una licencia indígena, pero sí el reconocimiento de la gran minería de hacerse cargo de las brechas en el entorno en el cual se desarrolla”.

A su juicio, “debe existir un desarrollo armónico de necesidades y eso pasa por un diálogo. Pensar que con un royalty indígena se va a resolver un problema, en la práctica significa pagar por una situación. Nosotros creemos que se tiene que dialogar y la minería tiene que hacerse cargo de la cultura en la cual se desarrolla su proyecto”.

Asimismo, la titular de Minería se refirió al acuerdo entre Barrick y comunidades diaguitas para el intercambio de información sobre el proyecto Pascua-Lama, valorando la iniciativa. “Nos parece muy bien el acercamiento con la comunidad, compartir información y que se haya firmado un protocolo al respecto”, dijo. Sin embargo, aclaró que “esto no puede abandonar, y queremos ser muy enfáticos en eso, la línea de trabajo técnico en el sentido de respetar y hacer cumplir todas las observaciones que hicieron los organismos técnicos. Acá no hay un tema de que es uno u otro, deben ser ambos”, sostuvo.

Al ser consultada si este acuerdo entre la minera y 15 comunidades puede considerarse como un primer paso para reactivar el proyecto Pascua-Lama, la ministra Williams recalcó que “esto va a estar resuelto cuando ocurran dos situaciones: que exista la licencia social y las comunidades sean parte de estos proyectos, y por otro lado que se resuelvan las observaciones que los distintos organismos plantearon. A nosotros nos parece que este es un paso importante, pero no es el único que se debe dar”, concluyó.