(Pulso) Apenas un día después de que venciera el mandato de los tres directores nominados por Sebastián Piñera -Juan Luis Ossa, Andrés Tagle y Fernando Porcile-, la Presidencia dio a conocer los nombres de sus reemplazantes, quienes integrarán la mesa de la estatal hasta 2018.

Los nombres escogidos fueron: Laura Albornoz, Oscar Landerretche Moreno y Dante Contreras.

Así, la Presidenta de la República Michelle Bachelet hizo uso de la potestad que le da la ley que reformó el gobierno corporativo de la cuprera, y que le permite nominar a tres directores de manera directa una vez asumido su mandato.

Estos nuevos integrantes del directorio se suman a otros cuatro representantes nombrados por Alta Dirección Pública, además de dos nominados indirectamente por los trabajadores: uno por la FTC (que agrupa al personal Rol B) y otro por Ansco/Fesuc, que representan a los supervisores.

Así, los representantes identificados con la derecha política que se mantienen en la mesa son sólo dos: Gerardo Jofré (quien es independiente políticamente) y Marcos Büchi.

El resto de la mesa la componen Raimundo Espinoza y Augusto González, representantes de los trabajadores, además de Marcos Lima y Blas Tomic, designados a partir de la propuesta de la Alta Dirección Pública.

En relación con los nuevos directores, en parte hubo sorpresas. Laura Albornoz era carta de la DC junto con el ex presidente ejecutivo Juan Villarzú, el ex Banco Central, José de Gregorio y el también ex presidente ejecutivo José Pablo Arellano, aunque este último en los últimos días declinó ir al directorio. Se especula que la resistencia interna que generaba su nombre -y que fue explicitada por el presidente de Fesuc en entrevista con PULSO la semana pasada- le hicieron recular.

La nominación de Albornoz fue recibida con cierta extrañeza, pues pese a su amplia carrera política, no había desempeñado cargos antes en empresas, siendo esta su primera experiencia a nivel corporativo.

El nombre de Landerretche también circulaba -aunque no para la presidencia de la mesa- y el de Dante Contreras no había sido mencionado entre los candidatos, por lo que resultó el más sorpresivo.

Pero más allá de lo de Albornoz, fue la nominación de Landerretche encabezando el directorio el que generó más comentarios.

Landerretche ha realizado gran parte de su carrera en el área académica, desempeñándose principalmente como profesor y directivo de la Facultad de Economía y Negocios (FEN) de la Universidad de Chile, además de participar como asesor en distintos momentos para los gobiernos de la Concertación.

Precisamente, Landerretche fue secretario ejecutivo de la fase primaria de la primera campaña presidencial de Michelle Bachelet, fue secretario ejecutivo del Consejo Asesor Presidencial Trabajo y Equidad y coordinador programático de la campaña presidencial de Eduardo Frei en 2009.

En el caso de Contreras, quien también ha realizado casi la totalidad de su carrera en el ámbito académico, se trata de un hombre que ha trabajado muy cerca del ex precandidato presidencial Andrés Velasco, sector que ha ganado peso al interior del Gobierno y cuya mirada la presidenta Bachelet quería tener dentro de la testera de la principal empresa pública del país.

No es todo. En el caso de Laura Albornoz, en el sector minero -e incluso fuentes de Codelco- interpretan su nominación como una manifestación de la intención de la mandataria de contar con un representante de su plena confianza en la testera de la empresa.

La ex ministra del Sernam fue una de las consejeras de la Fundación Dialoga, instancia que fue creada para defender el legado de Bachelet una vez que finalizó su primer mandato.

Equilibrios
Al interior de Codelco, e incluso en los partidos, se daba por hecho que se iba a elegir un DC, un hombre ligado al PS-PPD y un cercano a Andrés Velasco, por lo que las nominaciones no resultaron tan sorpresivas.

Pero sí se despejó una gran duda que estuvo en el debate en los últimos días, y que se relaciona con el estilo de conducción que tendrá Codelco: técnico o político. Según varios expertos consultados, la notificación que dio la Presidenta es que Codelco es clave para su mandato y que, como tal, le interesa tener gente de su confianza en la mesa de la corporación.

Además -dado que ninguno de los tres nominados tiene mayor experiencia en minería- se refrendó esa idea instalada.

Para el mundo minero, esa es la principal lectura que se hace tras la nominación. Cercanos a Codelco destacan que en el directorio no queda ningún ingeniero en minas, por ejemplo, como lo era Fernando Porcile, quien había sido presidente ejecutivo de Collahuasi. Salvo Marcos Lima, quien tiene experiencia en materia minera: fue presidente ejecutivo de Codelco y encabezó el Centro de Minería de la Universidad Católica.

¿Espaldarazo a Keller?
Algo así es lo que pedían los sindicatos de Codelco, que han sido bastante escuchados por las nuevas autoridades. Tanto la FTC como los supervisores han pedido cambios en la dirección ejecutiva de Codelco y que se explicite el interés político que tiene para el gobierno la corporación.

Pero en el mundo minero se señala que la conducción de Keller podría recibir un espaldarazo del gobierno en los próximos días. La razón principal de esta movida sería que, a pesar de que se conformó un directorio mucho más político -lo que podría leerse como un quebrantamiento de la ley de gobiernos corporativos, que buscaba aislar la administración de la compañía de los ciclos políticos- la administración no se tocaría.

¿Qué pasos vienen? En los próximos días debería citarse a una reunión extraordinaria del directorio, la que tendría como objetivo realizar una evaluación de la gestión de Thomas Keller y presentar a los nuevos integrantes. La realización de esta reunión extraordinaria no está confirmada aún. En caso de que no se realice, el directorio se reuniría como es tradición, el último jueves de cada mes.

¿Los desafíos del nuevo directorio? Presidencia lo dejó claro a partir del comunicado que anunció las nominaciones. “El desafío de los nuevos directores es mejorar la competitividad de la cuprífera, para así mantener el liderazgo mundial de la principal empresa estatal chilena”, señala el documento.

Según la investigadora de Libertad y Desarrollo, Cecilia Cifuentes, la nueva composición de la testera tiene ardua tarea por delante.

“Los desafíos que tiene Codelco de ahora en adelante son mucho mayores. Se requieren cambios bastante profundos en el sentido de que mantener el status quo dejaría de aportarle recursos al fisco de aquí a dos años. Hay un plan bien significativo de inversiones, pero es importante que todos los chilenos sepan que los recursos están siendo bien usados”, planteó.

Sobre las atribuciones del directorio, Codelco explicó que son: “Elaborar el presupuesto anual de Codelco y someterlo a aprobación del Ministerio de Hacienda; traspasar al Fisco las utilidades; constituir, participar o tomar interés en corporaciones y sociedades, cualquiera sea su naturaleza, dentro o fuera del país, para el mejor logro de las metas de la empresa; designar y remover al presidente ejecutivo de Codelco y autorizar la contratación de empréstitos internos y externos, lo que requiere además autorización del Ministerio de Hacienda”.