(El Mercurio) Varios son los ejes que concentrarán las labores del nuevo gerente general de Enap y ex ministro de Energía del anterior gobierno de Michelle Bachelet, Marcelo Tokman, quien reemplazará en el cargo a Julio Bertrand desde el 12 de mayo. A este último se le reconocen méritos en lo operacional, considerando el Ebitda (generación de caja) por US$ 660 millones de la firma durante el año pasado.

Cercanos a la empresa comentaron que el foco de Tokman -economista de la Pontificia Universidad Católica y Ph. D. de la Universidad de California, Berkeley- estará puesto en temas de seguridad laboral, ya que en el Gobierno consideran esta una materia prioritaria y de «carácter fundacional», según explicaron.

Las fuentes precisaron que el índice de frecuencia de accidentes de la estatal es del orden de 4,8, lo que implica, entre otros números, que en 2013 se registraron tres eventos fatales, 86 con tiempo perdido y casi dos mil horas en pérdidas temporales por este tipo de siniestros.

Por ello, en la primera reunión de directorio presidida por el ministro de Energía, Máximo Pacheco, se creó un comité de seguridad laboral, salud, medio ambiente y comunidades. En dicha instancia se revisará a nivel de directorio cada uno de los accidentes con su origen, sus razones y lecciones.

A su vez, Tokman debiera continuar ejecutando presupuestos de exploración de gas del orden de US$ 150 millones anuales.

En cuanto a los planes de Enap en el negocio del Gas Natural Licuado, GNL Quintero, donde tiene un 20% de la propiedad y es socia de Endesa y Metrogas, la estatal impulsará una reducción de las barreras de entrada al mercado de GNL. Esto, de manera que quienes no participan en la propiedad del terminal puedan hacer uso de este libremente pagando una tarifa por ello. A través de lo anterior se busca elevar el incremento de centrales operadas con este hidrocarburo con el fin de impulsar la política del Gobierno en torno a sustituir las centrales operadas con diésel (combustible más caro).

Pero eso no es todo, ya que la firma petrolera evaluará la posibilidad de construir otro terminal de gas natural licuado en el sur del país, precisamente en San Vicente (actual terminal Muelle San Vicente).

En cuanto a la capitalización de la estatal -cuya deuda es cercana a los US$ 4 mil millones y que ha registrado en sus balances algunos episodios críticos, como las pérdidas por US$ 1.000 millones de 2008-, Tokman deberá aportar con su experiencia y habilidades de negociación, como resaltan sus cercanos. Así, sus habilidades serán claves en el proceso de diseño de los mecanismos que se utilicen para robustecer las finanzas de la firma, cuyos pasivos la aproximan al nivel de «bono basura».

También deberá aportar a la confección de un proyecto de ley de gobierno corporativo de la petrolera que recoja las visiones de los ejecutivos, los trabajadores y los sindicatos. En este caso la vara es alta, pues la iniciativa no debe «repetir el proyecto que se aprobó para Codelco, porque hay lecciones que aprender después de los años en que ha funcionado la ley que rige a la cuprera y que pueden incorporarse para una versión mejorada en el caso de Enap y porque además esta compañía debe enfrentar temas de gestión», aseguró una fuente.

Otro tema serán las mejoras en el marco de la cadena de abastecimiento de la petrolera -que prácticamente no produce, pues importa casi el 90% de las materias que comercializa-. Esto, teniendo en cuenta que su principal negocio es la compra y venta de grandes volúmenes de hidrocarburos en un rubro caracterizado por la obtención de bajos márgenes.