(Antofagasta Minerals) El grupo Antofagasta plc obtuvo utilidades netas por US$659,6 millones durante 2013, un 36,4% menos que el año anterior, debido a una disminución en el EBITDA que en 2013 llegó a US$2.702,2 millones, lo que significó una baja de 30,1% en comparación a 2012. Este resultado se explica en gran medida  por un contexto marcado por una baja en el precio de los commodities, acompañado por un incremento de costos, en particular de la energía.

Por otra parte, el Grupo entregará un dividendo de 86,1 centavos de dólar por acción, lo que implica un importante retorno  de capital para los accionistas y, al mismo tiempo, demuestra una posición de caja sólida para futuros proyectos del grupo minero.

Según comentó el Presidente Ejecutivo de Antofagasta Minerals, Diego Hernández, “no hay duda que 2013 fue un año difícil, producto de la debilidad de los precios de las materias primas y el incremento de costos, en particular de la energía, lo que se tradujo en una disminución de los ingresos a 66,9 centavos de dólar por acción, en comparación con los 105,2 centavos de dólar por acción obtenido en 2012”.

Sin embargo, destacó que “por segundo año consecutivo se logró un nivel récord de producción de cobre de 721.200 toneladas, un 1,6% más que en 2012, en el que todas nuestras operaciones superaron sus objetivos de producción para el año.”

En esa misma línea, Diego Hernández agregó que en base a la planificación vigente de las distintas operaciones, para 2018 el grupo minero proyecta una producción anual de 900 mil toneladas, lo que representaría un incremento del 25% en comparación a la producción actual.

Proyecciones

Para 2014 el Grupo continuará con su enfoque de control de costos con énfasis en tres áreas claves: consumo de agua, energía y la productividad. A la fecha, Antofagasta Minerals alcanza tasas de reutilización de hasta un 85% del agua de proceso, el más alto de la industria minera a nivel nacional.  Asimismo, es líder en el uso de agua de mar sin desalar, a través de las operaciones de Esperanza y Michilla y próximamente del proyecto Antucoya.

“De cara al futuro esperamos que 2014 avance en forma similar a 2013. Empezamos el año en una posición consolidada. Los cambios que hemos puesto en marcha, para trabajar como Grupo Minero con nueva identidad,  continuarán como resultado de una mayor eficiencia operativa, nuestros proyectos de desarrollo están cumpliendo con la planificación estipulada, y se centran en la rentabilidad y la productividad para todo el Grupo Minero”, comentó Hernández.