(La Tercera) Nuevas oportunidades de desarrollo minero está ofreciendo Arica y Parinacota. En la región no se ha desarrollado minería de gran escala, pero sí ha sido polo de inversiones para proyectos de mediana y pequeña minería.

Así lo explica el ministro de Minería, Hernán de Solminihac, quien señala que en la administración de Sebastián Piñera se estableció el Plan de Desarrollo de la XV Región, entre cuyos ejes está fomentar la actividad agrícola, de servicios y turismo, importantes para el crecimiento de la región, como también impulsar las energías renovables no convencionales y una minería sustentable. “La minería es el motor de desarrollo de Chile. La fuerza de la industria se aprecia con toda claridad en las regiones del norte del país, como Tarapacá, Antofagasta, Atacama y Coquimbo. Sin embargo, ahora la Región de Arica y Parinacota también está comenzando un silencioso despegue que, como Ministerio de Minería, esperamos apoyar en su concreción, para ofrecer una real alternativa de crecimiento económico”, dice.

El seremi de Minería de la región, Alfredo Arriagada, explica que gracias a la nueva normativa ambiental, puesta en marcha en 2010 con la creación de la nueva Superintendencia del Medio Ambiente (SMA), se pudo también abrir la oportunidad de desarrollar el negocio minero. “Con la nueva normativa, las empresas se tienen que comprometer a desarrollar proyectos que sean capaces de mitigar, compensar y remediar cualquier impacto ambiental significativo en el medioambiente”, explica. Agrega que con esta normativa “más potente, pudimos ir donde la población a explicar este nuevo foco. Les dijimos que queremos explotar los recursos, pero que esto no se hará de cualquier manera”.

Arriagada explica que antes no había voluntad política para desarrollar esta industria, ya que, a su juicio, el potencial siempre ha existido. “No había razón para pensar que la región no tuviera minerales que se pudieran desarrollar en el futuro. Esto, teniendo en cuenta que, efectivamente, los cordones mineralógicos que había en el lado sur, como Antofagasta e Iquique, pasaban hacia el norte”, explica. Fuentes del sector señalan que uno de los puntos delicados para la industria minera es que en la región existen muchas zonas protegidas y también un gran número de comunidades indígenas. Al ser consultado, Arriagada explica que a través de la intendencia regional se hizo un estudio de opinión, donde el 93% de la población estuvo de acuerdo con que la minería se transformara en el nuevo foco de crecimiento de la región, ya que traería beneficios. “Hoy hay ciertas comunidades que han llegado a acuerdos con empresas mineras para que hagan exploración, y eso nos parece que es trascendente, porque hemos ido a juntarnos e informar de manera transparente”, explica Arriagada.

Potencial minero

Para la cartera, “Arica y Parinacota cuenta con un potencial de explotación importante, en especial hacia el sector cordillerano, donde sería factible explotar a gran escala el cobre, oro, plata, boratos y azufre”, detalla De Solminihac.

Agrega que el Banco Central calificó a la zona como “región minera”. Esto, indica, porque el aporte de la minería al PIB regional llegó a $ 58.340 millones en 2012.

El nuevo boom ya se refleja. De hecho, ha habido un aumento de concesiones para explorar. En 2011, el alza fue de 63%. Otro impacto que ya se está sintiendo en la región es el pago de patentes. De Solminihac explica que en 2008, la recaudación por pago de patentes para exploración y explotación llegó a $ 286 millones, cifra que subió a $ 2.217 millones en 2013 (+530%). “Al constatar que más del 50% del territorio de Arica y Parinacota está cubierto con concesiones de exploración, ubicando a esta región entre las tres primeras del país en dicho indicador, se confirma su potencial minero a partir de la experiencia de otras regiones del norte”, dice el gerente de Estudios del Consejo Minero, Tomás Morel.

Las estimaciones son auspiciosas. Arriagada explica que si las condiciones lo permiten y si las reservas que encuentren justifican levantar un proyecto minero, “esperamos poder tener hacia los próximos 10 años una faena minera de gran envergadura, como las que existen en la II Región”. Agrega que no esperan una Escondida (BHP Billiton y Rio Tinto), la minera privada de cobre más grande del mundo, pero sí operaciones como Cerro Colorado (BHP Billiton) o El Tesoro (de Amsa).

Pero De Solminihac es más optimista. “Hay oportunidades y terrenos, con leyes de 2,5% e incluso más, de cobre soluble en Pampa Camarones y diversidad de minerales en la provincia de Parinacota, donde se puede desarrollar cobre, plata y manganeso, entre otros”, detalla. En la zona cordillerana, explica el seremi de Minería, como es la zona de Camarones, se da más la explotación subterránea, situación que varía hacia la alta cordillera, donde se pueden dar yacimientos a rajo abierto. Y es en esa zona donde la gran mayoría de las mineras estarían explorando, indica.

Grandes mineras

En la zona ya están trabajando las grandes mineras. “Hemos logrado interesar a grandes compañías, son siete: Rio Tinto, Teck, Anglo American, Antofagasta Minerals (Amsa), BHP Billiton, Codelco y Southern Copper (ver infografía)”, señala Arriagada. En total, las mineras han invertido US$ 27 millones desde 2010 a la fecha. De ellas, Rio Tinto es la que va más avanzada, dice el seremi, ya que estaría en condiciones de realizar una campaña de prospección (fase más profunda de exploración).

En el caso de BHP Billiton, empresa que anunció en 2012 el inicio de exploraciones tempranas en la región, “ha tenido resultados que no ha querido abandonar. Casi toda la precordillera la ha ido sondeando”, dice Arriagada.

Codelco, en tanto, señaló que estuvieron tres años explorando, pero que no están en condiciones de seguir avanzando, ya que los resultados no fueron del todo satisfactorios. Agregan que las condiciones no daban para poder realizar un proyecto de envergadura. A esto agregaron que la complicidad de la ubicación, Quebrada Mocha, también dificulta una futura ejecución.

Codelco añade que continuarán analizando las muestras, pero que por ahora no realizarán nuevas exploraciones en la región. Más atrás están los trabajos de Amsa, minera que hace poco constituyó una propiedad minera y que ya ha comenzado a hacer sondeos, detalla el seremi. Un caso especial es Southern Copper. La minera hizo una campaña de exploración que abarcó 14 pozos y logró resultados positivos. Sin embargo, la compañía, explica Arriagada, está a la espera de la decisión que tome la corte sobre el proyecto Los Pumas (US$ 100 millones), mina de manganeso que fue paralizada por la comunidad y que debería resolverse en los próximos meses.