(El Mercurio) Los altos ingresos obtenidos por la minería en los últimos años trajeron consigo un fuerte incremento en los puestos de trabajo. Ejemplo de aquello es el avance de 24% que anotó el empleo derivado por este rubro entre 2010 y 2012.

Sin embargo, este explosivo aumento registró un estancamiento el año pasado. De acuerdo con cifras del Consejo Minero, sobre la base de las estadísticas del INE, el año pasado la minería aportó con 928 mil puestos laborales, representando un leve crecimiento de 1,3% en relación con los números de 2012.

Este avance es el menor que registra el sector desde 2006, año en que se redujo la cantidad de empleos entregados por la minería tanto en materia de trabajos directos como indirectos.

Además, entre 2009 y 2012 el aporte de la industria en la creación de nuevos empleos no bajó del 10% anual. El peak se constató en la temporada 2010, año en que se produjo un alza de 24%, tras sumarse 150 mil nuevos puestos de trabajo.
En la industria minera explican que el freno en el crecimiento de los empleos derivados de su actividad tiene relación con la postergación de inversiones.

Esto, porque una de las áreas donde más se demanda personal es en las faenas de construcción de nuevos proyectos mineros.

Esta versión es corroborada por el gerente general de la Asociación de Grandes Proveedores Industriales de la Minería (Aprimin), Juan Carlos Olivares, quien señala que en 2013 la paralización de proyectos ha provocado una menor demanda laboral.

Un ejemplo de aquello fue la paralización del proyecto de oro y plata Pascua Lama, el cual -en su etapa de construcción- empleaba, entre trabajadores directos e indirectos, a unas tres mil personas.

Asimismo, segmentos como la exploración minera, agrega Olivares, han sido uno de los más resentidos en materia de contratación de personal.

A este factor, señalan desde la industria, también se le agrega el fuerte plan de contención de costos que han implementado las grandes compañías, el cual se ha traducido en una disminución de la dotación de personas subcontratadas.

Durante el año pasado, Codelco revisó 260 contratos con empresas proveedoras modificando, fusionando y reduciendo algunos acuerdos para disminuir costos y elevar la productividad laboral en sus faenas.

Esta práctica ha sido replicada por las principales compañías mineras del país, las cuales han visto como una amenaza el fuerte incremento de los costos laborales en sus faenas.

Trabajadores migran a la construcción

Este menor crecimiento de los empleos en el sector minero ha llevado a los trabajadores a buscar opciones en otros rubros como la construcción.

De acuerdo con los datos que entrega el INE, este último rubro anotó un alza de 7% en la cantidad de puestos de trabajo creados en 2013 en relación con la temporada anterior.

La industria de la construcción ha experimentado en los últimos años una fuerte escasez de trabajadores debido a la migración de personas hacia faenas mineras.

Esto último se ha ido frenando en 2013, dicen desde el sector minero, pues las remuneraciones en el segmento de la construcción se han elevado y la demanda desde el norte para faenas extractivas se ha ralentizado.

Desde el 2010 a la fecha la construcción fue el sector que lideró los aumentos en los salarios, con un incremento real de 16% y nominal de 30,6%.