(Reuters) Chile y Perú estarán a un paso de superar un pleito limítrofe que complica sus relaciones desde hace décadas, cuando un tribunal internacional anuncie el lunes un fallo que difícilmente pondrá en riesgo el creciente comercio entre dos de las economías más vibrantes de América Latina.

Lima reclama que se fije la frontera marítima con Chile, algo que Santiago argumenta fue determinado hace seis décadas. La disputa afecta la soberanía sobre una zona en el mar casi del tamaño de Suiza que cuenta con recursos pesqueros calculados en unos 200 millones de dólares anuales.

La Corte Internacional de La Haya en Holanda comenzará a anunciar su resolución el lunes a las 1400 GMT, para dar por terminado una demanda iniciada formalmente hace seis años por Perú que genera más roces políticos entre los países que perjuicios económicos.

Los vecinos han tenido altibajos en sus relaciones desde que se enfrentaron en una guerra a finales del siglo XIX, que le costó a Perú parte de su territorio sureño.

Sea cual sea el fallo del lunes, Perú y Chile se han comprometido a acatarlo. Pero Santiago recalcó que su ejecución sería gradual ante el deseo de premura peruano, lo que podría mantener el nerviosismo bilateral.

«Las relaciones políticas entre Chile y Perú no terminan el 27 de enero», dijo el presidente chileno en funciones, Sebastián Piñera, que entregará el poder en marzo a Michelle Bachelet.

«Probablemente, este fallo va a establecer derechos y obligaciones para ambos países», comentó a periodistas.

Chile es uno de los mayores inversores latinoamericanos en Perú, con una presencia en el negocio minorista, de transporte y de servicios calculada en 12.000 millones de dólares.