Contratos
Contratos

La renegociación de contratos que complica a los proveedores

Buscando reducir costos ante una pérdida de competitividad, las grandes corporaciones del sector iniciaron una reevaluación de sus contratos con quienes les suministran productos y servicios.

En un escenario marcado por voces de alerta sobre la pérdida de competitividad que atraviesa la industria minera nacional a raíz de factores como los elevados precios de la energía, la pérdida de productividad laboral y la dificultad de contar con mano de obra capacitada, las empresas del sector han impulsado programas de reducción y contención de costos para, al menos, mantener los niveles de producción con gastos controlados.

Este escenario ha generado preocupación en las empresas proveedoras de la gran minería, principalmente por la decisión de las compañías más importantes de renegociar sus contratos ya firmados.

Al respecto, la Asociación de Grandes Proveedores Industriales de la Minería (Aprimin) ha puesto la voz de alerta: “Todas las empresas mineras sin excepción se han aproximado a sus principales proveedores, especialmente a aquellos con quienes mantienen contratos de prestación de servicios permanentes de mediano y largo plazo, para buscar reducciones de costos con el fin de mejorar la productividad, ocupando menos recursos”, afirma Pascual Veiga, presidente de Aprimin, a MINERÍA CHILENA.

De acuerdo con el representante, esta solicitud comenzó a plantearse a mediados de 2012 y se ha hecho efectiva de distintas formas por parte de las grandes mineras. Algunas de estas empresas lo han hecho de manera directa, buscando modificar los contratos actuales o las cláusulas, y otras buscando sinergias o viendo fórmulas para hacer las cosas de forma distinta, sin variar las tarifas pero modificando el modo de realizar los servicios.

La Asociación de Industriales de Antofagasta (AIA) coincide con el diagnóstico de pérdida de competitividad, y confirma que efectivamente existe una “renegociación unilateral de contratos a la baja con empresas proveedoras que están realizando compañías mineras”.

En este sentido, su primer vicepresidente, Osvaldo Pastén, ha manifestado que la AIA “rechaza categóricamente estas prácticas y estas acciones que estamos denunciando son consecuencia del escenario de falta de competitividad que estamos viviendo”.

Sin embargo, la renegociación de contratos no solo ha sido planteada por las grandes empresas, sino también por algunas medianas como Minera Altos de Punitaqui que, a través de su gerente de Administración y Finanzas, Gonzalo Bremer, reconoce “preocupación por el precio del cobre y que este siga bajando, porque a un valor inferior a los US$3 la libra, ya empieza a ser complejo para una operación como esta”.

El directivo señala que la minera busca disminuir aún más sus costos de producción para 2014; sin embargo, está consciente que existen ítems que no dependen de la operación, como es la energía. “Estamos invitando a todos nuestros proveedores y contratistas a compartir el periodo de vacas flacas. La estrategia que tenemos es renegociar y revisar casi todos nuestros contratos”, sostiene.

El proceso de renegociación

El presidente de Aprimin explica que la renegociación de contratos es iniciativa de las “grandes corporaciones mineras, donde Codelco, Antofagasta Minerals (Amsa), Anglo American y BHP Billiton están presionando fuertemente para que sus proveedores mejoren sus productividades y logren reducciones de costos”. Y puntualiza que “esto nació de forma paralela entre Codelco y Amsa como planteamiento o declaraciones de necesidades, y posteriormente se sumó Anglo American, pero con distintos estilos e intensidades”.

Según Veiga, Codelco es la compañía que lidera el ímpetu de la presión que menciona, “al llevar a la realidad reducciones muy claras, específicamente algo muy vigente como el bono de productividad 2013 de empresas externas”.

Sobre este punto, afirma que la estatal se contactó con cada una de las firmas proveedoras y les envió una modificación de contratos “donde tenían que hacerse responsables del pago de una parte de dicho bono equivalente a un 13,3% del total que reciben los trabajadores. Es decir, Codelco está colocando el 87% y el 13% restante cada empresa prestadora de servicios, cosa que tradicionalmente había sido cargo de la estatal”, acota.

De acuerdo con el representante, la renegociación de contratos se ha dado “con el aproach que ha tomado la mayoría de estas grandes corporaciones y que consiste en la ‘Regla de Pareto’ del 80/20, donde de un listado de 100 contratos ven cuáles son los más incidentes o aquellos en que es posible lograr los mayores ahorros o bajas de costos. Es decir, se enfocan en esos 20 y las empresas que se encuentran dentro de esa cantidad son las que han llamado a negociar y buscar formas de reducción de tarifas directamente”.

Veiga sostiene que el impacto en las firmas proveedoras es muy variable, ya que depende del rubro al que pertenezcan. Aun así, asegura que las más afectadas son las vinculadas a la prestación de servicios de carácter permanente. Es decir, “las de ventas de bienes de capital, debido a la postergación, o en algunos casos eliminación de proyectos que se suponía iban a ocurrir este año y no sucedió. Por lo tanto, 2014 no va a ser fácil, será un año muy diferente a lo que vivimos en 2012 o 2011”, concluye.

Los afectados

Es así como varias empresas proveedoras han debido adecuarse a esta nueva situación, la cual públicamente reconocen con cautela, para no afectar las relaciones con sus principales clientes.

“Es conocido por todos que las empresas mineras están en un proceso de optimización de sus operaciones y buscando mejoras en productividad. Metso no está ajena a esto y buscará apoyar de la mejor manera posible este requerimiento con acciones estratégicas”, afirma el vicepresidente de Servicios para Sudamérica de Metso, Aldo Cermenati, consultado al respecto por MINERÍA CHILENA.

En tanto, el presidente ejecutivo de Finning Sudamérica, Marcello Marchese, asegura que no están ajenos a la desaceleración y/o paralización de proyectos mineros en el país. Frente a este escenario, indica que se han “enfocado en mejorar la eficiencia tanto de equipos como en la operación y servicios relacionados”.

En FLSmidth señalan que en el marco de una política de reducción de costos desarrollada en conjunto con las grandes empresas mineras se han preocupado de implementar mecanismos de eficiencia energética. “A través de diversas mejoras en nuestros equipos hemos logrado alcanzar este objetivo. Un buen ejemplo es el diseño de nuevas celdas de flotación con bajo consumo de energía eléctrica”, destaca George Robles,Country manager-executive vice president & key ind. director copper de la compañía.

En el ámbito del incremento de la productividad, el gerente general de Siemens, Juan Ignacio Díaz, remarca que se encuentran focalizados en ayudar a sus clientes a mejorar la productividad de todas sus plantas “a través de un nuevo modelo de negocio, denominado contratos de mantenimiento integral para minería”. El servicio incluye el mantenimiento predictivo y correctivo de las plantas.

En tanto, desde la empresa de servicios de alimentación institucional Aramark manifestaron que la compañía cuenta “con un modelo de eficiencia con foco en la productividad, que establece las palancas de gestión adecuadas en cada contrato para optimizar el servicio y compartir con nuestros clientes los ahorros generados, cuidando la calidad del servicio y el bienestar de los usuarios”.

La visión de la Gran Minería

De las cuatro grandes corporaciones mineras requeridas para obtener su impresión (Anglo American, BHP Billiton, Amsa y Codelco) solo la estatal accedió a referirse al tema.

El gerente de Abastecimiento de Codelco, Fernando Marchant, relata que este departamento “ha liderado un proceso de renegociación de contratos y condiciones con las empresas proveedoras de bienes y servicios, con el objetivo de buscar mayor eficiencia en la forma en que se prestan los servicios, así como la revisión de nuestros propios requerimientos y exigencias. Ello ha llevado a un ahorro de costos significativos”.

El ejecutivo explica que lo anterior se enmarca dentro del proyecto Estructural de Productividad y Costos que la cuprífera está desarrollando durante este año y que tiene como uno de sus focos principales la búsqueda de mayor productividad y menores costos, tanto en los servicios de terceros como en la compra de suministros críticos para la operación minera.

Según Marchant, estas medidas les han permitido alcanzar ahorros de costos significativos en las áreas de energía, suministros críticos y servicios de terceros. En esta línea, el gerente de Abastecimiento de Codelco detalla que a septiembre de 2013 el porcentaje de avance en dichos ítems respecto a la meta fijada “corresponde a un 107% en la partida de convenio de materiales y suministros estratégicos, 55% en energía y un 71% en el servicio de terceros.

Sobre este tema, el Consejo Minero hace notar que en los últimos 10 años los costos totales de producción del cobre, tanto en Chile como en el resto del mundo, se han más que triplicado. Su gerente de Estudios, José Tomás Morel, precisa que en el caso de Chile “el incremento de costos ha sido mayor, pasando de una situación de ventaja competitiva en costos a una situación de desventaja. Más específicamente, hasta 2008 la gran minería chilena del cobre tenía costos en promedio 11,5% inferiores al conjunto de los demás países mineros. Esto cambió a partir de 2009, cuando los costos de la minería local pasaron en promedio a ser 5,7% superiores”.

A juicio de la asociación gremial, controlar los costos es un desafío importante de la industria minera chilena para recuperar competitividad; sin embargo, Morel aclara “que los esfuerzos específicos en este sentido son desarrollados directamente por cada compañía y sus proveedores, sin que en ello tenga un rol el Consejo Minero como gremio”.

Trabajo a futuro en conjunto

Para enfrentar de mejor manera la renegociación de contratos, Aprimin y Codelco se reunieron con el objetivo de lograr una mayor coordinación en el trabajo a futuro. En esta cita participaron, por parte de la cuprífera estatal, su presidente ejecutivo, Thomas Keller, el vicepresidente de Administración y Finanzas, Iván Arriagada, y el gerente de Abastecimiento Fernando Marchant.

Por el lado de Aprimin estuvieron su presidente, Pascual Veiga; el vicepresidente Dante Arrigoni; el gerente general, Juan Carlos Olivares; el tesorero Alejandro Sepúlveda; el secretario del comité ejecutivo, Andrés Aguirre; y el director Ricardo Garib.

En el encuentro se acordó un compromiso formal entre Codelco y Aprimin para crear “una mesa de trabajo bipartita con el fin de identificar espacios de mejoras de productividad en colaboración mutua. Es decir, Codelco está dispuesto a flexibilizar, estudiar y repensar cuando se pueda, situaciones que a nosotros nos hagan perder productividad”, informa Veiga.

En la cita se “habló de un compromiso formal para que a futuro se busquen caminos de conversaciones y mayores plazos para realizar cualquier tipo de modificación”, indica, puntualizando que la idea es replicar esta instancia con Antofagasta Minerals y BHP Billiton, con las cuales mantienen conversaciones avanzadas, mientras que con Anglo American podría “formalizarse algo concreto como mesa de trabajo antes de fin de año”.

En Codelco recuerdan el convenio suscrito entre la estatal y Aprimin para homologar los requisitos de ingreso a las minas, lo que “permitirá que los trabajadores de las empresas contratistas puedan rotar entre las distintas divisiones de Codelco, sin realizar repetidamente cursos de inducción o exámenes de salud. A su vez, las camionetas y sus accesorios serán las mismas en todas las divisiones de Codelco y, en un tiempo más, podrán ser las mismas en toda la gran minería”, subraya Marchant.