(La Tercera) La decisión de Potash Corp. de Saskatchewan (PCS) de despedir al 18% de su fuerza laboral y reducir su capacidad, probablemente anticipa acciones similares de sus rivales norteamericanos en medio de una guerra de precios en el mercado global del potasio, de US$ 20.000 millones.

PCS, la mayor empresa de fertilizantes del mundo por capitalización de mercado, dijo que cerraría una mina canadiense, reduciría la producción en otra y detendría las operaciones en una planta procesadora.

Es probable que Agrium, de Canadá, y Mosaic, de EE.UU., la sigan con despidos y recortes de capacidad, dijeron Peter Prattas, analista de Cantor Fitzgerald y Mark Gulley, de BGC Partners. “Tienen que estar mirando los mismos temas en términos de precios y presiones sobre los márgenes”, comentó Gulley.

La industria del potasio ha estado agitada desde fines de julio, cuando la rusa Uralkali, que produjo más fertilizante que cualquier otra empresa el año pasado, abandonó un acuerdo de comercialización conjunta con su competidor bielorruso.
Ahora la estrategia de Uralkali es aumentar la producción para ganar mayor participación de mercado. Eso ha llevado a algunos clientes a diferir las compras, esperando precios más bajos.

“Ninguno de los productores de fertilizante está aislado”, dijo Prattas. “Todos se han visto afectados por precios más bajos y menores volúmenes”, añadió.