(AméricaEconomía) En lo que va del año, las materias primas del Standard & Poor GSCI arrastran pérdidas del 4,7%, las que están lideradas por el maíz y los metales preciosos.

Las primeras, debido al aumento de suministros, mientras que las segundas por las expectativas de que la Reserva Federal empezara a frenar los estímulos. Sin embargo, para la mayoría de los productos básicos la demanda está creciendo más rápido de lo que lo hizo, en promedio, durante el periodo 2000-2009, detalló Mónica Coronatti, editora de Sala de Inversión América.

Aunque el crecimiento mundial ha sido lento en 2013 y la desaceleración del consumo en la economía china es más que obvia, no está tendiendo tanto impacto como se temía en la demanda global de materias primas, según afirma Barclays, pese a que el gigante asiático consume el 43% del aluminio mundial, el 41% de cobre, el 44% de níquel y 43% de zinc.

La revisión alcista que realizó hace una semana la Agencia Internacional de Energía sobre la demanda mundial de crudo coincide con este pensamiento. El organismo apuesta por un incremento de la demanda en 1 millón de barriles este año, y un crecimiento similar en 2014.

No obstante, aunque el PIB de los EE.UU. se acelere el próximo año, el incremento de los riesgos bajistas será mayor para materias primas como el oro, el mineral de hierro, el cobre o la soja, cuyos precios probablemente caerán como mínimo 15%, de acuerdo con los pronósticos de Goldman Sachs.

A pesar de que las presiones sobre los precios tan solo se harán visibles a finales de 2014, tanto el metal dorado como el metal rojo o la soja bajarán a mínimos de 2010, según señala el banco de inversión estadounidense.

El mineral de hierro también sufrirá una pérdida de valor significativa de hasta 19% y se pagará US$110 por tonelada a finales de 2014, señala la firma australiana Westpac Banking Corp. Por su parte, Goldman Sachs prevé US$130 por tonelada de promedio para el mineral de hierro este trimestre y US$117 durante el primer trimestre de 2014. El pronóstico para el promedio anual en 2014 será de 108 dólares/tonelada frente a los 135 de este año. El precio promedio del trimestre que concluyó en septiembre fue de US$133 por tonelada.

El resurgimiento de la producción en Australia, el mayor exportador del mineral necesario para fabricar acero, hinchará el superávit global a 154 millones de toneladas desde 24 millones en 2013, según el pronóstico de UBS AG.

En el caso de algunas materias primas el deterioro de la demanda y la consiguiente caída de precios que acompañará contribuirían a debilitar las divisas de los países productores, desde el dólar australiano al rand sudafricano.

La previsión de Goldman para el oro es que bajará de precio a US$1,050 la onza a finales del año próximo. Pero como no hay mal que por bien no venga porque menores precios del oro aliviarían los temores sobre la inflación y los déficits por cuenta corriente principalmente en mercados emergentes tales como Turquía e India.

Recordemos que el metal dorado va camino a registrar su primera caída anual desde el año 2000 por su pérdida de estatus como activo de inversión”segura” y conservador de riqueza entre los inversores.

El precio del metal rojo caerá a US$6,200 por tonelada frente a los US$6,968 en el mercado de metales de Londres. Hacia finales de 2014, la soja se pagará a US$9,50 la fanega, lo que implica una caída de más de tres dólares desde el nivel actual y el maíz bajará a 3,75 por fanega, según Goldman Sachs.