(La Tercera)  Ralchem, firma controlada por el oligarca ruso Dmitry Mazepin, comprará el 20% de la mayor productora de potasio del mundo, Uralkali, dándole a Mazepin el control compartido de la compañía con Onexim Group, de su socio Mijail Prokhorov.

La compra incluye las participaciones de los millonarios rusos Anatoly Skurov y Filaret Galchev, socios de Suleiman Kerimov, quien acordó en noviembre la venta de 21% de Uralkali a Prokhorov. El cambio de propiedad era una de las condiciones impuestas por Bielorrusia para liberar al CEO de Uralkali, Vladislav Baumgertner, detenido en Minsk, luego de que decidiera poner fin a la comercialización conjunta con Belaruskali, una alianza que controlaba el 40% del mercado del potasio.

Mazepin tiene buenas relaciones con el gobierno bielorruso, y podría impulsar una reconciliación entre las dos firmas. Ya cuando se anunció la entrada de Onexim, los analistas comenzaron a hablar de la creación de una nueva empresa comercializadora, con sede en Suiza, con expectativas de un anuncio en el primer trimestre de 2014.

Si Uralkali retrocediera en sus planes de producir a plena capacidad para elevar su participación de mercado, los precios podrían subir. La cotización del potasio bajó más de US$ 400/ton a unos US$ 300-US$ 350/ton, afectando las ganancias de la industria, poniendo en duda la puesta en marcha de nuevos proyectos, y presionando los márgenes de los productores de mayores costos, como la alemana K+S.

Los analistas advierten que si el cartel ruso se reactivara, tendrían que prácticamente parar la producción y crear escasez para conseguir un alza en los precios. Los compradores, en especial chinos e indios, han estado postergando las compras, esperando una nueva baja, y los inventarios son casi 40% superiores a lo habitual, según dijo Elena Sakhnova, de VTB Capital, a Bloomberg. Ella estima que el potasio ha caído a US$ 325-US$ 330 en China, desde US$ 345 en julio, y a US$ 310 en Brasil.