(El Mercurio) Conforme reducen sus costos, automatizan los equipos, dependen más de Internet y dirigen las minas desde cientos de kilómetros de distancia, las empresas mineras están volviéndose cada vez más vulnerables a los ciberataques, según un informe de Ernst & Young (E&Y). Más del 40% de las firmas de minería y metalurgia encuestadas experimentaron un alza de las amenazas externas en los últimos 12 meses.

Las peligros vienen de delincuentes que tratan de ganar dinero de las interrupciones de suministros, como también de rivales que buscan secretos empresariales. “A los delincuentes les atrae el sector por los enormes flujos de caja”, dice E&Y.

Las firmas más vulnerables son las medianas de metales estratégicos como el estaño y wolframio.