(Diario Financiero) El ácido sulfúrico es importante para la minería ya que, dependiendo del caso, puede llegar a representar hasta el 20% de la estructura de costos de una empresa de este sector.

Este insumo es esencial en el proceso de lixiviación de minerales de cobre y en la producción de cátodos SxEw (que sirven para fijar el precio internacional del cobre metálico) y su consumo a nivel local alcanzaría un record hacia 2014, respecto de los niveles actuales, según establece la Comisión Chilena del Cobre (Cochilco) en un informe sobre proyecciones de este mercado a 2022.

La estimación del organismo es que con un caso base (de mayor certeza) el próximo año el consumo alcanzaría a 9,20 millones de toneladas (ton), mientras que a 2022 sería de sólo 6,70 millones de ton. Claro que esta baja de la demanda se compensa al incluir proyecciones potenciales de uso, equivalentes a 1,4 millones de toneladas adicionales.

“Los minerales lixiviables de cobre en Chile irán presentando una paulatina pérdida de calidad, acentuado por los casos de los nuevos proyectos que están partiendo con recursos lixiviables de más baja ley. En la proyección al 2022, se alcanzaría una tasa de 5,5 ton de ácido por cada ton de cátodo SxEw producido. Ello significa acentuar la tendencia creciente de consumo, que ya alcanza a 4 ton de ácido/ton cátodo SxEw, frente a 2,8 de hace 10 años. Este mayor consumo unitario amortiguará el efecto de la declinación paulatina de la producción de cátodos SxEw”, explica Cochilco.

Esta evolución profundizará el déficit estructural de este producto, que a 2015 se mantendría por encima de los 2,5 millones de ton, pues una producción local insuficiente, obliga a importar el diferencial lo que impacta el precio del ácido.

“El aumento de las tasas de consumo de ácido tiene un efecto sobre el incremento del costo relativo de este insumo para las operaciones hidrometalúrgicas, situación que se ha venido manifestando más agudamente en los últimos años, cuando el precio del ácido sulfúrico ha estado en los niveles más altos”, dice el informe.

La estimación de Cochilco es que hacia 2019 el consumo y la producción local se acercarían, porque la demanda bajaría a niveles comparables con los actuales, pese a una producción de cátodos SxEw 30% menor hacia el año 2022.

“Esto significaría una fuerte competencia por abastecer la deficitaria zona de Antofagasta entre productores locales y las opciones de importación. En esto el factor logístico y sus costos asociados será relevante”, concluye el organismo.