La Comisión Chilena del Cobre (Cochilco) estimó que para el presente año, las proyecciones respecto de la producción de cobre, indican que crecerá en un 1,7% respecto de 2004, lo que significa que llegará a 5 millones 504 mil toneladas métricas de fino aproximádamente, debido principalmente a los aumentos de producción de Minera Escondida.

De acuerdo con los antecedentes, entre el año 1985 y 2004, la producción chilena de cobre pasó de 1.356,2 miles de toneladas a 5.412,5 miles de TM, registrándose en ese período un aumento de 4.056,3 miles de TM, lo que significa que la producción de cobre ha crecido a una tasa de 7,6% promedio anual.

2005
Para el presente año, las estimaciones respecto de la producción de cobre, indican que crecerá en el presente año un 1,7% respecto de 2004. Vale decir, llegará a 5.504 miles de TMF aproximadamente, debido principalmente a los aumentos de producción de Minera Escondida.

La producción chilena de cobre se compone de tres grandes grupos de productos, los que dependen de su grado de elaboración: concentrados de cobre, el cobre blíster y el cobre refinado (95% del cual corresponde a cátodos), siendo este último es el que concentra la mayor participación dentro de la producción total nacional.

El año 1985, la producción de cobre del país era principalmente estatal concentrando un 79% del total. Actualmente la producción privada llega a 66 por ciento mientras que la estatal es de 34 por ciento.

Cochilco indicó que “sin perjuicio de los incrementos de producción en las compañías estatales, la gran minería privada de cobre ha puesto en operación numerosos yacimientos de cobre, entre los que destacan Escondida, Collahuasi, Candelaria, Pelambres, El Abra, Cerro Colorado, El Tesoro, Quebrada Blanca, Lomas Bayas etc”.

Nivel mundial
En el ámbito de participación por país en la producción mundial de cobre de mina, que alcanza a 14.452,4 miles de toneladas de cobre fino, Chile participa con un 37,5 por ciento del total, seguido Estados Unidos con 8 por ciento, por Perú 7,2 por ciento, y Australia con 5,9 por ciento.

Dentro del contexto latinoamericano cabe destacar la presencia de Perú que ha tomado fuertemente posiciones en el mercado y que se encuentra con importantes proyectos mineros; le sigue México en el lugar 12, Argentina 13 y Brasil en el lugar 18.

Asimismo, la producción de molibdeno de Chile, obtenida como subproducto de la minería del cobre, creció de 18.391 toneladas en el año 1985 a 41.883 toneladas de fino el año 2004, con un crecimiento promedio anual de 4,4 por ciento, como resultado del aumento de producción de Codelco y del inicio de la recuperación del molibdeno en las operaciones de Sur Andes y de Pelambres.

El valor de las exportaciones totales de cobre en el año 2004 alcanzó a 14.530 millones de dólares, el doble de las exportaciones del 2003 cuando fueron 7.553 millones de dólares.

En términos de envíos físicos, los envíos se elevaron a 5.485,6 miles de TM, mostrando con ello un crecimiento promedio anual en los últimos 10 años de 7,6 por ciento. De las exportaciones totales de cobre, el 52 por ciento correspondió a cátodos con 2.831,1 TM.

En el año 2004, Asia fue el principal destino del cobre chileno con una participación de 52,7 por ciento del valor exportado; seguido de Europa con un 29,6 por ciento y América 17,4 por ciento.

Cochilco, destacó la participación que ha tenido China en el consumo de cobre refinado, país que ha experimentado un crecimiento de 12 por ciento promedio anual en su consumo los últimos 10 años, pasando a constituirse en el primer consumidor de cobre refinado en el mundo, desplazando a Estados Unidos a un lugar secundario.

Este acelerado crecimiento ha ido generando un creciente déficit de cobre, ya que sus niveles de producción son bastante menores, dependiendo en forma creciente de las importaciones, tanto de cobre refinado como de concentrados de cobre.

El valor de las exportaciones de molibdeno (óxido, ferromolibdeno y concentrados) el año 2004, alcanzó a 1.382 millones de dólares, cuatro veces el valor del año 2003 que fue de 346 millones.

Este aumento se debe al mayor precio del molibdeno en los mercados internacionales junto a una mayor cantidad exportada el año 2004 (44 por ciento respecto al año 2003).

Respecto a la producción de oro en Chile, ésta creció de 17,240 kg fino en el año 1985 a 39,986 kg fino el 2004, exhibiendo una tasa promedio anual de crecimiento de 4,5 por ciento, como resultado del desarrollo de nuevos yacimientos, especialmente en el distrito de Maricunga al Este de Copiapó, tales como la Coipa y Refugio, y El Peñón en la Segunda Región. Estos proyectos han situado al país en el lugar número 13 como productor mundial.
Por su parte, la producción de plata tuvo un crecimiento promedio anual de 5,2 por ciento, creciendo desde una producción de 517 toneladas de fino el año 1985 a 1.360 toneladas de fino el año 2004, ocupando el quinto lugar como productor mundial.

En cuanto a los productos no metálicos, resaltan cuatro productos de la minería no metálica que han logrado imponerse en el mercado mundial: el yodo, los nitratos, el litio y la sal común, que dan cuenta del desarrollo a lo largo de la década de empresas y gestión nacional en minería, en algunos casos en asociaciones con capitales extranjeros, e inversiones nacionales, con un pujante espíritu exportador y de conquista de nuevos mercados.
En el caso del yodo, ha experimentado un crecimiento promedio anual de 12 por ciento entre el año 1995 y 2004, seguido por el carbonato de litio con 6 por ciento y la sal común con 14 por ciento. Los principales destinos de estos minerales han sido América con un 56,5%, Europa con un 23,9% y Asia y otros con 19,6%.

Fuente/Cochilco